Atraparon a un ladrón y le propinaron una paliza

Los vecinos salieron en auxilio de las víctimas

12 Jul 2017

Tres hombres armados entraron a una casa para asaltar a una familia, pero alguien advirtió lo que sucedía, alertó a los vecinos y se desató un escándalo que terminó con la detención de uno de los ladrones, previamente apaleado por víctimas y transeúntes.

El episodio tuvo lugar en el barrio CGT de Alderetes, el lunes a la noche. Alrededor de las 22, una jovencita de 18 años acompañaba a su novio de la misma edad mientras este esperaba el colectivo para regresar a su casa. En ese momento se detuvo frente a ellos un automóvil Peugeot 206 negro del que descendieron tres hombres con armas de fuego y apuntaron a la pareja.

Bajo amenazas de muerte, los obligaron a ingresar a la vivienda de la jovencita, ubicada frente a la parada de colectivos. En el interior del domicilio estaban los padres de la víctima, que también fueron reducidos por los delincuentes. Fuentes policiales contaron que en cuestión de minutos los asaltantes les quitaron tres teléfonos celulares y varias joyas pertenecientes a la dueña de casa: tres cadenas y dos anillos de oro, además de dos cadenas de plata.

Mientras los ladrones seleccionaban lo que iban a llevarse, una tía de la jovencita llegó a la casa. Pero la mujer se dio cuenta de lo que estaba sucediendo antes de que los delincuentes la vieran y salió rápidamente para alertar a los vecinos. Las fuentes relataron que comenzó a gritar en medio de la calle, lo que provocó que todas las personas de la cuadra salieran de sus viviendas en auxilio de las víctimas.

Golpes y sangre

Ante semejante revuelo, los asaltantes salieron de la casa rápidamente. Dos de ellos consiguieron subir al auto y emprender la huida, pero el tercero no corrió la misma suerte y fue reducido por un grupo de vecinos. Cuando llegó la Policía, momentos después, se encontraron con una multitud en la cuadra. En medio de toda esa gente, sobre el piso, estaba el asaltante.

De acuerdo a la descripción de las fuentes, el hombre estaba ensangrentado y había sido golpeado de manera salvaje. La fiscala de Feria, Adriana Giannoni, ordenó que le brinden asistencia médica y que permanezca aprehendido por el delito de robo agravado. Según trascendió, el hombre tiene 30 años y es oriundo del barrio Juan Pablo I de la capital.

Comentarios