El salario mínimo subirá a $ 8.060 y el seguro de desempleo a $ 3.000 - LA GACETA Tucumán

El salario mínimo subirá a $ 8.060 y el seguro de desempleo a $ 3.000

El reajuste se efectuará en tres tramos hasta enero del año que viene. Esta mecánica fue cuestionada por la CTA de Micheli El Presidente reconoció la predisposición de sindicalistas y de empresarios para llegar a un acuerdo

20 May 2016
1

EN CASA ROSADA. El presidente Mauricio Macri saluda a Pablo Micheli, ante la mirada de Yasky, de la CTA. dyn

BUENOS AIRES.- El Consejo del Salario que integran empresarios, sindicalistas y el Gobierno, fijó ayer la actualización del salario mínimo en $ 8.060 a partir de enero del año próximo, y aumentó el seguro de desempleo de $ 400 a $ 3.000.

El acuerdo se firmó luego de un breve encuentro en el Salón Eva Perón de Casa Rosada, encabezado por el ministro de Trabajo Jorge Triaca y que cerró el presidente Mauricio Macri, celebrando la mejora para los trabajadores e instando a todos a colaborar con un marco de crecimiento productivo.

El primer tramo del aumento del salario mínimo se concretará el primero de junio próximo y elevará el monto en $ 6.810; el segundo incremento llegará en septiembre venidero, dejando el mínimo en $ 7.560, para alcanzar en enero del año próximo los $ 8.060 pautados, cerrando un incremento del 33%.

En tanto el seguro de desempleo, que desde 2006 está en $ 400, se fijó en $ 3.000 que implica un aumento cercano al 700%, en función del retraso en comparación con las escalas salariales y de la seguridad social.

La nueva cifra del ingreso mínimo encontró una buena aceptación entre los empresarios pero no logró convencer a un sector de los representantes sindicales que votó en contra de la cifra cuando se puso a consideración, aunque sí a los representes de las tres CGT.

Por el lado sindical estuvieron, autoridades de las cinco centrales obreras, entre las que se destacaron Omar Maturano, Antonio Caló, José Luis Lingieri, Andrés Rodríguez, Julio Piumato, Hugo Yasky y Pablo Micheli.

El rechazo llegó desde los cuatro representantes de las dos CTA que lideran Yasky y Micheli, que llegaron con una expectativa no muy lejana a lo acordado -previo a la reunión dijeron que aspiraban a subirlo a entre $ 9.000 y $ 9.200- pero no en cuotas, como finalmente se estableció. “No se puede fijar el salario mínimo a enero en $ 8.000 cuando la canasta familiar hoy está en 16.000”, se quejó Micheli al abandonar la Casa Rosada, aunque señaló como un avance en la convocatoria y la apertura de una instancia de diálogo.

En contrapartida, el titular de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Osvaldo Cornide, dijo: “nos parece un buen acuerdo, un treinta y pico de aumento para el sector empresario no es grave, y creo que da un piso que no es importante pero si aceptable para un sueldo mínimo”.

El encuentro en Casa de Gobierno fue el corolario de las reuniones tripartitas que se desarrollaron a la mañana, en el Ministerio de Trabajo, de las comisiones de “Salario Mínimo, Vital y Móvil”, “Prestaciones por Desempleo”, “Productividad”, “Empleo” y “Formación Profesional”.

En nombre de las dos CTA, Yasky reveló que en la ronda de discusiones mencionaron tres temas: la necesidad de una ley de emergencia ocupacional, y que la comisión del Empleo podía ser un ámbito propicio, ya que estaban los empresarios; que se estipule el compromiso de terminar con los despidos en el sector público, y que la Argentina suscriba el convenio 158 de la OIT, que prohíbe el despido sin causa.

Sobre la presencia del presidente, Yasky puntualizó: “fue un saludo en líneas generales celebrando el hecho de que se reúnan los trabajadores, los empresarios y el gobierno, y que funcione el consejo del Salario”.

Al cerrar el encuentro del Consejo del Salario, Macri felicitó a los asistentes que decidieron debatir la cuestión en una misma mesa. “Lo peor que podemos hacer es engañarnos -interpeló a sindicalistas y empresarios- porque sabemos que estamos en una transición difícil, la gente espera mucho de nosotros hacia ese futuro que ellos sueñan”. Luego dijo: “nos desafía el mundo entero, porque así como el mundo quiere que Argentina se incorpore también quiere defender sus trabajo y prefiere vendernos a ayudarnos a producir, y ahí es donde tenemos que trabajar en la famosa estrella polar de la que hablaba el general Perón que para un país es la productividad”. (Télam)

Comentarios