“Los veo como perros que se muerden la cola”, dijo Catalina Lonac

Con la tradicional misa, el grupo Los Balcanes lanzó simbólicamente la zafra de este año Los propietarios del ingenio La Florida pidieron a los industriales que tengan “coraje” para encarar el plan bioetanol

28 Abr 2015
2

OPERARIO. Un empleado del ingenio La Florida trabaja en una de las máquinas de la planta azucarera, ubicada en la localidad homónima. la gaceta / fotos de antonio ferroni

“Una vez mas, resplandece la esperanza”, dijo el locutor encargado del acto y misa de inicio de la zafra 2015 (comenzará a moler a mediados de mayo). De fondo, el sonido de la destilería de alcohol que este año reemplazó a la sirena del ingenio La Florida, una escena que representó la apuesta de la Compañía Azucareras Los Balcanes: el bioetanol.

“Están todos los amigos”, expresó con énfasis Jorge Rocchia Ferro, presidente del grupo privado. Frente a él escuchaban su esposa, Catalina Lonac; la senadora Beatriz Rojkés, esposa del gobernador José Alperovich; los ministros del Interior y de Desarrollo Productivo, Osvaldo Jaldo y Jorge Feijóo, respectivamente y el empresario Emilio Luque, entre otros. También estuvieron sindicalistas y algunos productores cañeros. El mensaje fue dirigido a los que acudieron al acto, y también a los ausentes: el resto de los industriales y entidades cañeras.

“En los últimos 365 días, Florida no paró (de funcionar) nunca (...) Este ingenio modificó su matriz. Una sirena anunciaba el inicio de la zafra. Hoy, estamos haciendo biocombustible y nos preparamos para concretar un número hermoso de 150 o 160 millones de litros (alcohol)”, enfatizó el empresario, quien agradeció al ex presidente Néstor Kirchner, a Alperovich y a otros funcionarios, refiriéndose a la implementación del programa de biocombustible. “Tucumán ha cambiado. No es más azúcar únicamente. Tiene que ser azúcar, co-generación, ácido cítrico, biocombustible”, comentó.

El locutor, en una nueva intervención, hizo hincapié en que una empresa debe marcar el camino a sus competidores. Esa referencia fue la introducción de la exposición de Lonac.

La empresaria se sacó los anteojos oscuros. Quiso “mirar de frente”, según confesó. “Celebro las palabras de mi esposo, quien siempre ha pecado por optimista. Eso es bueno, sobre todo, en un momento que no podemos soslayar. La industria está viviendo una crisis y me atrevería a decir que es la más grave de los últimos 50 años”, aseveró.

Lonac recordó una frase que su padre le había hecho conocer hace tiempo: “en un mundo que cambia, una verdad que no lo hace, termina siendo una mentira”. “Siento que hoy se presenta un cambio y que a la industria le está costando. Y no me refiero a este ingenio, ya que está a la vista que nos hemos modernizado y puesto a la altura de las circunstancia. Pero nadie se salva solo. Y Compañía Azucarera Los Balcanes no salvará a la industria. La Provincia necesita que este cambio sea asumido por el 100% de los ingenios”, destacó.

En esa línea, volvió a acudir una expresión para describir la diferencias entre empresarios. “Los veo como perros que se muerden la cola, sin poder buscar una idea generadora de un verdadero cambio. En Brasil ya se está hablando de los negocios de cuarta generación”, comentó en alusión al segmento químico (farmacéutico).

“Tenemos en nuestras manos, nada más y nada menos, el cambio de la matriz energética de la República Argentina. Pero seguimos dando vueltas con ‘formulitas’ que sólo sirven para ir por un sendero”, añadió Lonac, quien llamó a “tener coraje” a los empresarios. Además, dijo que algunos empresarios “no quieren ver la salida”, la inclusión al programa energético.

Feijóo, a su vez, destacó las medidas y las gestiones del Gobierno provincial, como la ley azucarera y la creación del organismo de control de la actividad (Ipaat), además de solicitar el compromiso de los empresarios. Inclusive, apuntó a que los cañeros serán los receptores de las acciones oficiales.

Por su parte, Alperovich enfatizó en su conferencia diaria: “el tema del azúcar será problemático porque la cantidad de azúcar va a ser muy grande (en la actual campaña)”.

La agroindustria atraviesa hoy una crisis profunda, marcada por la caída del precio del producto por una sobreoferta en el mercado interno, una baja del valor internacional, un tipo de cambio atrasado y altos costos internos por la inflación.

Las compañías requirieron a Alperovich y a los gobiernos de Salta y Jujuy que intercedan ante la Nación por la suba de un 2% del corte de mezcla de alcohol y naftas, sólo para el azúcar, con el fin de equilibrar la plaza, impulsar el valor de la bolsa de 50 kilos, e incorporar ingenios.

El plan bioetanol no contiene, por ahora, al total de las industrias, mucho menos a los más de 6.000 productores locales. Ese es uno de los reclamos cañeros.

Comentarios