Descubren nuevos tipos de hongos en la zona de Yungas

La investigación fue publicada en una revista científica. El muestreo incluyó 24 parques nacionales. Se registraron 14.000 especies

30 Ene 2015
1

VARIEDAD. Las Yungas del noroeste argentino auspician de refugio para miles de tipos de hongos. conicet

Los hongos juegan un papel muy importante en el ecosistema: descomponen sustancias que de otra manera se acumularían como residuos, tienen relaciones de cooperación y parasitismo con plantas y animales, motorizan el ciclo de carbono y median los procesos de nutrición y supervivencia de las plantas. Sin embargo, los factores que determinan su diversidad, los patrones de distribución biogeográfica y la caracterización de las especies existentes siguen siendo poco explorados. Dos revistas científicas, Science y Molecular Ecology, acaban de publicar dos investigaciones realizadas por cientificos del Conicet, según informaron desde ese organismo.

En el primer trabajo, de Eduardo Nouhra y Alina Greslebin, demostró que la riqueza de hongos no necesariamente está relacionada con la diversidad de plantas del ecosistema. Las características del suelo y los patrones espaciales constituyen los elementos más confiables de predicción de riqueza y composición de comunidades de los distintos grupos fúngicos, exhibiendo efectos directos e indirectos mediados por las alteraciones del suelo y las variable florísticas.

En las Yungas
Nouhra, junto a otro investigador, József Geml del Naturalis Biodiversity Center (Holanda), realizó un estudio cuyos resultados fueron publicados en Molecular Ecology. En éste se exploran las comunidades de hongos en las Yungas del noroeste argentino (Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca). “El estudio realizado en 24 Parques Nacionales mostró que existe una enorme diversidad de hongos aún no descriptos ”, explicó el investigador.

Las Yungas son un área geográfica definida por varios tipos de vegetación y se ubican en la parte este de los Andes, desde el norte de Bolivia hasta el norte de Argentina. Es una zona selvática constituida por pisos altitudinales con diferentes temperaturas, disponibilidad de agua y, por ende, distintos organismos. “En un primer plano hay hierbas bajas, lianas, helechos y plantas que crecen unas sobre otras, compitiendo por la luz. Luego hay plantas y árboles de 5 o 6 metros y, por último, los árboles dominantes que superan los 30 metros, con otras plantas asociadas a sus copas. Estos estratos también difieren en cuanto a otros organismos como animales, insectos y hongos”, describe Nouhra.

El estudio utilizó técnicas moleculares que se aplican a muestras de ADN extraídas del suelo en este caso, lugar donde se encuentran estructuras o partes de organismos fúngicos y a partir de ellos se decodificaron millones de secuencias de ADN que pueden compararse entre sí. Se encontraron secuencias de diferentes hongos, muchos de los cuales, si bien se asemejan a otros, tienen características distintivas por lo que serían especies desconocidas hasta el momento para la ciencia. “Estamos viendo primero lo invisible, sabemos que están pero todavía no sabemos cómo son”, aseguraron los científicos.

El estudio arrojó que hay más de 14 mil tipos de hongos en las comunidades muestreadas. Además revelaron que un gramo de suelo contiene más de mil especies fúngicas.

“Este proyecto facilitó la búsqueda y descubrimiento de nuevas especies, a la vez proporcionó información detallada sobre la distribución espacial y los nichos ecológicos de los hongos. En los próximos años se espera que la incorporación de este tipo de datos moleculares ayude a tener un conocimiento más acabado sobre la composición de las comunidades fúngicas del país”, concluyeron Geml y Nouhra.

Comentarios