Lucas González inició una huelga de hambre en el penal

Demanda que lo cambien de pabellón

29 Ene 2015
1

SIN SOLUCIÓN. El asesino de Fernanda Chaila debe esperar el fin de la Feria. la gaceta / foto de franco vera

La declaración de Lucas Jesús González se concretó ayer, luego de que un corte de luz en Tribunales impidiera completar ese trámite judicial el martes. El reo, que cumple una condena en el penal de Villa Urquiza por haber asesinado a María Fernanda Chaila, solicitó formalmente que lo trasladen de pabellón. Como no obtuvo una respuesta favorable, anunció el inmediato inicio de una huelga de hambre y advirtió que teme por su integridad.

La vocal de Feria Stella Maris Arce escuchó a González durante casi una hora. El “Gardelito” le explicó que la semana pasada fue trasladado a la Unidad N°9 del pabellón de Máxima Seguridad, luego de que se produjera una pelea con otro interno, y que se niega a continuar en ese sector debido a que allí también está alojado Ángel “El Mono” Ale. El enfrentamiento entre ambas familias es antiguo y se remonta al 31 de diciembre del 1986, cuando “El Mono” asesinó a dos parientes directo de González: los “Gardelitos” Santos Pastor Aguirre y Enrique Ramón Galván.

Teme por su vida

Según consta en el expediente judicial, González declaró ayer que sólo lo separa una pared de “El Mono” y que ya se cruzaron en dos oportunidades dentro del penal. El “Gardelito” aseguró que teme por su vida y anunció que en ese instante iniciaba una huelga de hambre pacífica que mantendrá hasta que se haga efectivo el cambio de sector solicitado.

“Como no se resolvió la situación del cambio de alojamiento, Jesús tomó la decisión de someterse a una huelga de hambre hasta que el tribunal de Feria o la Sala que intervenga la semana que viene lo cambie de sector”, ratificó Roberto Flores, abogado del homicida. “Pedí que esa medida no afecte su concepto y su buena conducta”, agregó.

En ese sentido, el letrado recordó: “ya hubo dos encuentros visuales dentro de la unidad entre González y Ale, y hubo un intercambio de palabras, no sé de qué tenor. Eso es inevitable, en algún momento se van a cruzar”.

Según explicó Flores, la situación del “Gardelito” debe ser resuelta por el tribunal de la Sala IV° de la Cámara Penal, que fue el que lo condenó a 16 años de prisión por el crimen de Chaila.

Comentarios