Explotó Lenci y no se calló nada - LA GACETA Tucumán

Explotó Lenci y no se calló nada

“Cuando todo se hace mal de entrada, es difícil cambiar”, disparó el delantero, que cargó contra De Camilo y, de paso, criticó a Bernasconi y Cía.

22 Nov 2014
1

Desde que Fabricio Lenci llegó a La Ciudadela demostró que cada vez que su boca se movía, estallaba una polémica. El futbolista nunca imaginó que dejaría a San Martín tan mal y por culpa del vicepresidente Claudio De Camilo, a quien acusa de haberlo difamado al señalar que él quería cobrar la totalidad de su contrato. Esas acusaciones, emitidas hace un poco más de una semana, encendieron la mecha. Y el delantero estalló de ira. Fue la gota que rebasó el vaso.

Por eso Fabricio salió con los tapones de punta. “Me dolió mucho lo que salió a hablar, por eso decidí responderle. Igual, gracias a Dios, la gente sabe quién es quién y todos me apoyaron porque vieron que siempre defendí esta camiseta a muerte”, se defendió el atacante.

Tenía muchas cosas para decir Lenci. En estos últimos cinco meses no la pasó bien, se “tragó de decir” cosas y había decidido mirar para adelante a pesar de que veía, y sentía, que la situación no estaba del todo bien. El nicoleño asumió su parte de la culpa, pero no quiso cargar con todas las responsabilidades. “Fabri” aseguró que la culpa del estruendoso fracaso tiene larga data.

“Cuando las cosas se hacen mal de entrada es muy difícil cambiarlas. Y acá hicieron todo mal. Desarmaron la base del equipo de la temporada anterior, actuaron con soberbia y suficiencia, no apoyaron al plantel. Las consecuencias están a la vista”, disparó.

Pero claro, pidió eximir de culpas a algunos dirigentes que, dijo, sí le pusieron el pecho a las balas. “Pablo Kasem, Esteban Ditinis y Ricardo Seoane se portaron de 10, pero había una persona que no tenía el mismo pensamiento y, por desgracia, tenía más peso que ellos”, agregó.

Y esa persona es De Camilo. Lenci aprieta el puño antes de comenzar a sacarse toda la bronca contenida. Se frota sus ojos y muerde su labio inferior. “Él no está preparado para ser dirigente. Es un hincha fanático que debe aprender a separar esas cosas. Debería pensar como dirigente y de esa manera cometería muchos menos errores”, fueron sus primeras palabras en contra del “vice”. Pero el punta fue mucho más allá. “Con él no se puede hablar y que en un club pase algo así con un dirigente es grave. Cree que siempre tiene la razón. Es un tipo complicado, impulsivo, soberbio. No trata bien a las personas, es mentiroso y muy irrespetuoso”, disparó.

A sus últimas horas en Tucumán -ayer dejó la provincia-, Fabricio las utilizó para hacer un mea culpa y dejar en claro los porqués del fracaso.

Según él, De Camilo estuvo en el podio de los culpables, aunque, claro, no fue el único. “El cuerpo técnico y nosotros también hicimos las cosas mal. Pero él fue quien armó todo y después nos mató diciendo que nosotros éramos los culpables y que no estábamos a la altura. Claudio no quería tratar con representantes, no quería gastar a la hora de armar el plantel y así las cosas se complicaron. Contrató un DT como Osvaldo (Bernasconi) que no estuvo a la altura del club y a algunos jugadores a los que también les pesó la camiseta”, sentenció y agregó: “Pero claro, si querés armar un buen equipo tenés que poner la plata y acá parece que eso era lo que faltaba”.

Lenci se fue dolido de Tucumán. “No haber conseguido el ascenso fue un golpe duro”, explicó el goleador al borde de las lágrimas. “Me voy con un vacío inmenso por no haber logrado el objetivo y por no haberle retribuido a la gente todo el cariño que me demostró. La hinchada de San Martín es única y siempre voy a recordarla”, agregó.

Por último, Fabricio dejó en claro que la temporada pasada era la indicada para dar el gran golpe. Esa en la que el equipo se cruzó, en una noche fatal, con Juventud Unida de San Luis. “Ahí debimos haber ascendido. Teníamos un mejor plantel y una dirigencia con todas las letras. Lamentablemente quedamos en el camino. Dios quiera que las cosas se solucionen, que esta CD aprenda de los errores y que De Camilo baje la soberbia. Sólo de esa manera San Martín podrá salir de este infierno que es el Federal A”, concluyó Lenci, que se fue de San Martín no sin antes dejar los tantos claros y disparando de lo lindo.

Comentarios