Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

10 Nov 2014
3

reuters prensa.argentina.ar

Casi todos

El tango “Uno” también hubiera podido llamarse “Todos” porque la mayoría busca llena de esperanzas los caminos que los sueños prometieron a sus ansias. Olvidan así a la decepción y sus sabias enseñanzas acerca del destino controvertido de nuestros deseos y propósitos. Estar llenos de esperanzas no siempre es indicativo de dietas exitosas ya que muchas de ellas se tragan sin masticar, precisamente para no percibir su gusto. Las decepciones argentinas son las más convenientes para la realidad que vivimos. Pueden ayudar a las renuncias que son necesarias hacer, permitiendo crecer con la soledad indispensable que toda gestión personal requiere. En algunos casos las decepciones no asumidas generan comportamientos cínicos, exhibiendo así egos maltrechos y vanidades fracturadas. Tal las cosas, las esperanzas, como su nombre lo indica, tienden a la espera de lo que se cree prometido, de un modo similar a la letra chica de los contratos de las compañías de seguros. Para colmo el tango insiste: “...si yo tuviera el corazón, el mismo que perdí...” cosa que hace imposible su recuperación porque en ningún momento se hizo la denuncia por extravío. Los expertos en felicidad aseguran que a esta se la come en porciones tan pequeñas que suelen pasar inadvertidas. Cuidado, entonces, amigo lector, no deje la imaginación abierta que se le puede llenar la vida de muchas esperanzas y pocas realidades.

Osvaldo Aiziczon
[email protected]


Lo difícil que es tener libertad

Hace 25 años, Canal 10 mostraba las imágenes de la caída del Muro de Berlín, y yo seguía los acontecimientos desde Yerba Buena. Un año antes, al presentar mi tesis de licenciatura, “El Muro de Berlín en la narrativa alemana”, había concluido que no quedaba mucho tiempo para que cayera. El sábado pasado, mi marido y yo caminamos siguiendo la frontera de luz, Lichtgrenze, que volvió a “dividir” la ciudad hasta ayer. No estuvimos solos. Carlos, otro tucumano como nosotros, nos ha acompañado por un largo trecho. Y miles de personas de todo el mundo, viejos, adolescentes y chicos; a pie, en bicicleta, en triciclo o en cochecitos, han pasado de un lado a otro. Muchos lo hacían diciendo “ahora estamos en el este, ahora en el oeste”. Era apabullante el silencio de la multitud frente a cada pantalla que revivía los acontecimientos de la época. Y en algunos tramos, como en el puente Oberbraumbrücke, nos hemos puesto a bailar. A la noche, bajo una luna increíble, Berlín ha sido una auténtica fiesta. Ayer, precisamente, salimos de nuevo a caminar desde Kreuzberg hasta la tardecita, cuando cantamos la Oda a la Alegría, conducida por Daniel Barenboim, nada menos que frente a la Puerta de Brandenburgo. Y los globos que el sábado marcaron la frontera saltaron al cielo, dejando la ciudad unida nuevamente. Ojalá nunca nos olvidemos lo difícil que es tener la libertad.

Lisi Barros-Sehringer
[email protected]


Acomodar a familiares

La fórmula perfecta sería entre los legisladores Federico Romano Norri y José “Gallito” Gutiérrez. Legislador Romano Norri, si acomodar en cargos públicos a toda su familia, incluyendo a sus propios hijos nombrados en la Legislatura, o ingresando sin concurso a tribunales y al CAM, no es nepotismo para usted, ¿entonces qué es?

Claudio Rojas
[email protected]


Ataque de arrebatadores

Hace pocos días dos sujetos en moto asaltaron a mi hija, Débora Fabiana Valentinuzzi. Fue a las 21 horas sobre la calle Rojas Paz de Yerba Buena, en el trayecto entre avenida Aconquija y Bélgica, caminando hacia Bélgica. La amenazaron con un cuchillo, uno de ellos la tomó por los cabellos y la arrastró unos metros mientras intentaba quitarle la mochila. Ella gritó y forcejeó y el otro sujeto le indicaba desde la moto a su compinche “hacéla callar” (¿quiso decir... matala?). La lastimaron en brazos y piernas al arrastrarla y se llevaron el celular. Hicimos la denuncia en la comisaría de Yerba Buena. Hace tres días, un hecho similar le sucedió en la misma zona a un adolescente vecino nuestro. Esta vez le pusieron un revolver en la cabeza, lo tiraron sobre el pavimento y lo golpearon. Botín: celular y zapatillas. ¡Qué miseria humana despreciable! Los padres no quisieron presentar denuncia por considerar que los resultados serían nulos. Sabemos de otros hechos recientes con las mismas características en la zona. Siempre los individuos son jóvenes con signos de droga. Durante años esta zona de Yerba Buena sur ha tenido muy poca incidencia de delitos. El viernes me presenté a la comisaría y hablé sobre el tema con el oficial de guardia, y luego con uno de los jefes de la patrulla solicitando se realicen recorridos policiales de control y se investigue a posibles sospechosos. Sin embargo, es de lamentar la poca confianza en nuestras fuerzas de seguridad.

Máximo E. Valentinuzzi
[email protected]


Yerba Buena

Azorados asistimos a la prolongación del anegamiento de muchas poblaciones en la provincia de Buenos Aires, no obstante que hace días dejó de llover. Es evidente que la actual inundación se debe a la inusual precipitación de agua, pero esencialmente a que no sólo no se hicieron obras de ingeniería de escurrimiento, sino que la voracidad constructiva inmobiliaria impide que los excesos de agua ocupen los espacios hoy adecuados a emprendimientos inmobiliarios construidos precisamente en connivencia con quienes los autorizan sin pensar en el bien común. Igual responsabilidad les cabe a los que piensan caminos, represas y obras de arte caminero, que cortan los circuitos de escurrimiento de agua diseñados por la naturaleza durante centurias. En nuestra provincia, lamentablemente, Yerba Buena ha padecido gestiones de todo color político que autorizaron la construcción de barrios privados y clubes de campo, que cortan la circulación transversal de vehículos y peatones. Llegará un momento que por avenida Solano Vera (sólo a título de ejemplo) será imposible circular, ya que no existen calles alternativas hacia el este/oeste, pues están ocupadas por estos asentamientos, que beneficiaron a emprendedores inmobiliarios, aprobados por la Municipalidad. Atrás del cementerio Jardín se han limpiado cuatro hectáreas que seguramente se destinarán a barrio privado, lo que imposibilitará la circulación norte-sur de la calle Imbaud, entre las avenidas, salvo sobre las calles Aragón y Saavedra Lamas, saturando dichas arterias en perjuicio de toda la comunidad. La ineptitud municipal en Yerba Buena llega al paroxismo de no contar con veredas. Los peatones circulan, salvo excepciones, por las calles. Sobre calles Perú y luego Salas y Valdés corre un río de aguas servidas desde hace décadas sin que hagan nada. Se está construyendo un canal subterráneo hacia el sur del municipio que dentro de un par de años estará colmado de basura, ripio, etcétera, pero será imposible su limpieza por su baja altura. Resultará un gasto inútil, al haberse construido en forma mezquina. El sentido común indica que debería ser más amplio para poder limpiar sin dificultad. Estamos en manos de ineptos que están desaforadamente prendidos de la “teta” del Estado y ese es su modo de vida y que después de tres décadas de democracia nada ha mejorado en expectativas de futuro para nuestros hijos y nietos. Para progresar no es posible hacerlo con espejitos de colores, y los que hoy los venden son los funcionarios del ejecutivo, legisladores, intendentes, “asesores”, que no rinden cuenta de su ineptitud por tener una justicia sometida.

Juan Pablo Lau
Junín 114
San Miguel de Tucumán


AFIP

Las personas que debemos concurrir a la AFIP, en calle 24 de Septiembre, no vamos porque nos guste hacer largas colas; asistimos por obligaciones varias que como ciudadanos debemos cumplir. Lo mínimo que podemos esperar es un trato correcto, sin gritos, sin tiradas de papeles y sin que nos traten como a idiotas. El viernes pasado, la empleada que atiende en el sector de Clave Fiscal estaba totalmente irascible, tirando papeles, contestando a medias las preguntas, gritando fastidiada. Este maravilloso Estado argentino nos llena de obligaciones, pagamos el impuesto al trabajo, pagamos los planes sociales con nuestro dinero, los viajes, las bebidas y la comida para aplaudir a la Presidenta; y no podemos acceder a lo más indispensable que es el respeto, la atención, la cortesía o como quieran llamarle a la educación que debe tener todo empleado en su trato con el público. En especial vi maltratar a varios hombres con una violencia inusitada para una dama. Después se dice que la violencia de género es solo práctica de los hombres. Alguna autoridad debería pasar por ese edificio y ver y escuchar a la iracunda señora; alguien debería llamarle la atención; alguien debería ayudarla porque está muy alterada.

Graciela Ronveaux
[email protected]


Fundación solidaria

La excelente nota publicada por LA GACETA con el título “Solidaridad” (9/11) me impulsó a difundir el extraordinario trabajo que realiza en Tucumán la Fundación Nutrir, miembro de la Familia Conin desde 2009. Quienes hemos tenido el privilegio de conocer las actividades que Conin-Nutrir lleva a cabo semanalmente en el Centro de Prevención Dr. Abel Albino, no dejamos de sorprendernos por la entrega de tantas personas en la atención integral a niños (0-5 años) con riesgo de desnutrición y sus madres. Agradezco a las queridas “chicas” y “chicos” que hacen Conin-Nutrir en Tucumán porque muestran, con su ejemplo de vida, lo que muchas/os madres, padres, hermanos, estudiantes o profesionales tucumanos podemos hacer para ayudar al prójimo. Admiremos los grandes caminos que se hacen en Añatuya (Santiago del Estero), claro que sí; pero sepamos descubrir y valorar las profundas huellas que nuestros comprovincianos están dejando en Pasaje Caseros 1.050, San Miguel de Tucumán (sede de Fundación Nutrir).

María Inés Torino
[email protected]


“Laguna Delfín Gallo”

Como vecino del Bº ATEP tengo que reconocer el trabajo de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, que dejó en excelente estado la calle Junín, desde México hasta Delfín Gallo. Sin embargo, debo hacer hincapié en que nada hicieron para erradicar la ya vieja “laguna Delfín Gallo”. Ocurre que esta calle, en la cuadra que va desde Junín hasta la avenida Siria, está constantemente anegada por una suerte de laguna artificial, a la vez que llena de cráteres. Todo esto a pesar de que se trata de una de las arterias de enorme circulación, debido que es el paso obligado hacia un moderno centro comercial establecido en una de sus esquinas, como así también hacia una estación de GNC ubicada en la otra. Señor intendente, ya que se hizo bien las cosas sobre calle Junín, ¿no le parece que se debería hacer lo mismo sobre esta arteria que ya resulta riesgoso transitarla?

Rafael Horacio Cruz
[email protected]


ENERGÍA ELÉCTRICA

Si tomamos como medida la adquisición de climatizadores frío-calor (split) producidas últimamente, diremos con seguridad que la década “K” fue fructífera. En muchos hogares se instalaron estos artefactos que alivian las inclemencias del tórrido verano tucumano. Dividamos en dos el problema energético: Generación y Distribución. La energía eléctrica está regulada por el Cammesa, que viene a ser un Despacho Nacional de Cargas. Allí se ordena la puesta en marcha o a la inversa de cada generador instalado a lo largo y ancho del país en usinas térmicas, hidráulicas y nucleares. Potencia que va a la red nacional de energía para atender la demanda del momento en el país. Se debe tener en cuenta que a la energía eléctrica no se la puede almacenar. Se la fabrica y se la consume. Lo que no se vende, se pierde. En la generación de esa energía interviene la nación, empresarios, gobiernos provinciales y hasta en determinados momentos, gremialistas. En los picos de demanda de energía, funcionan todas las instaladas en el país. Indudablemente no dan abasto. A todos nos hace calor y ponemos en funcionamiento los acondicionadores, que nos permiten menguar la suba de la columna mercurial. Luego llega la distribución. En el caso de nuestra provincia la empresa es EDET SA. Las redes eléctricas tienen capacidad limitada. Ídem los transformadores y accesorios que la hacen accesibles a los hogares. Estos están diseñados en sus potencias para un uso normal. En caso de que la distribuidora duplicara líneas, transformadores y todos los accesorios para una mayor y más segura distribución, lo que originaría inmensos gastos con impacto directo en la tarifa eléctrica, se vería supeditada a la generación, vale decir tenemos asegurada la distribución, pero no tenemos en las horas “pico” la energía suficiente para distribuir. Tanto la generación como la distribución eléctrica están asociadas fuertemente. No soy defensor ni del gobierno ni de las empresas de electricidad. En mi casa también me siento mal cuando me cortan la luz. Hace un tiempo, la Distribuidora había programado mejorar las instalaciones en calle Ayacucho al 200. Los “ambientalistas” lograron frenar esas mejoras aduciendo razones sanitarias. Intervino el gobierno y la obra quedó paralizada. Parte del microcentro se beneficiaba con un mejor y seguro servicio. Creo que una de las soluciones sería la regulación del servicio. La otra que seamos más conscientes, más solidarios, y hagamos uso de estos artefactos en forma más ordenada. Anhelo que alcanza a las Empresas, supermercados, Instituciones bancarias, etcétera, las que cuentan con equipos de refrigeración de alta potencia. Comparemos la tarifa del servicio de cable de televisión mensual, la tarifa eléctrica bimestral y nos daremos cuenta de los costos. Comparemos la tarifa telefónica mensual y sucederá lo mismo. El día que quiten el subsidio a la electricidad, con seguridad serán pocos los que se animen a accionar la palanca para poner en funcionamiento estos aparatos. No es mi deseo polemizar. Es simplemente una advertencia y una solicitud para que seamos más solidarios y entre todos tratemos de organizarnos y consumir lo mínimo posible en esas horas “pico”. Recordemos que no vivimos en el primer mundo. A pesar de que allí también se producen apagones ¿o no?

Hugo César Navarro
[email protected]


Las cataratas de Eleuterio

Eleuterio tenía sus ojos afectados con cataratas y decidió que quería ver. Preparó los papeles y a las 4 montó su caballo. Anduvo dos horas hasta San Javier. Allí tomaría el colectivo o un auto trucho, lo que llegara primero, para viajar hasta el bajo, al PAMI de Yerba Buena. Llegó a las 7 y sacó número. Esperó que lo atiendan casi una hora. La empleada lo escuchó y habló: le pidió fotocopias de la LE, del carnet del PAMI, de la última boleta del pago del Anses. Eleuterio, mirando la fotocopiadora que estaba a la espalda de su interlocutora, le preguntó a quién tenía que pedirle que le saque las fotocopias. La empleada le respondió que esa máquina era sólo para uso interno y estaba prohibido su uso para papeles de los afiliados porque resultaba “muy caro” (Eleuterio recordó que alguien le contó que el PAMI le había prestado a la Nación $ 2.300 millones y pensó que quizá le fallaban los oídos también). Le dijeron que debía caminar dos cuadras y encontraría el negocio de fotocopias. Fue y al regresar tuvo que volver a sacar número. Dos horas después la empleada lo atendió y lo instruyó: debía ir a la calle Güemes al..., en la Capital. El oculista de allí lo revisaría cuando le toque su turno y le entregaría el diagnóstico escrito. Debía sacarle fotocopia, volver y entrega ese papel, pero previamente debía sacar número otra vez. Eleuterio preguntó quién lo llevaría a la calle Güemes de la Capital porque él no conocía y cuánto tiempo más llevaría todo eso (ya sentía la fatiga de la edad y de los 37ºC). La empleada le informó que él solito debía llegar y que cuando vuelva con el diagnóstico tenía que dejarlo para que el médico auditor haga el informe. También le informó que “en caso de ser aprobada su operación, cuando sea el momento lo llamaremos al teléfono que figura en su legajo, es de un tal Domiciano dice aquí”. No va a poder ser, contestó Eleuterio, porque el Domiciano ya murió mientras esperaba un turno del PAMI para que le operen las arterias... claro, ¿sabe?, él era dos años mayor que yo, el pobre...

Sebastián Augusto Terán
[email protected]


Poesías, pinturas y besos

Como delegada del Liceo Poético de Benidorm de España, acudí al Centro Cultural Virla a una exposición de pinturas y poesías integradas prolijamente en pequeños cuadros. La armonía de colores, diseños y palabras, una revelación artística que refleja la capacidad de sus creadores: Roberto Espinosa, poeta y periodista, y Mamina Núñez de La Rosa. Ambos, con esmerada sincronía, alcanzaron la meta propuesta en un muestrario singular y gratificante por la armónica conjunción donde, el poeta y la pintora, toman como protagonista al beso -simple, quemante, tierno, prolongado o fugaz-. Besos que insinúan e inquietan, besos que marcan para prodigarse en arte y así originan el nombre de la Muestra “BesArte”, miniaturas que se agigantan por el talento de sus autores. En brevísimos textos el poeta halla la genuina expresión poética para nombrar o ser nombrado pictóricamente. Ida y vuelta en un juego limpio que define las reglas. “El amor es tiempo deshojado en besos” (Roberto Espinosa) así, minuto a minuto el beso se erige como recurso esencial y trasciende más allá de los límites imprecisos del sentimiento. 34 trabajos elaborados con amor por dos notables propulsores del arte.

Nelly Elías de Benavente
[email protected]


Rechazo al ALCA

El 5 de noviembre de 2005, en Mar del Plata, fue un día histórico para los pueblos de América Latina y el Caribe. Ante la presencia del presidente de EEUU, George W. Bush, los presidentes de Argentina (Néstor Kirchner), de Brasil (Luiz Inácio “Lula” da Silva), de Venezuela (Hugo Chávez Frias), y el entonces dirigente y hoy presidente de Bolivia, Evo Morales, le dijeron “no” al intento estadounidense de imponer el Acuerdo de Libre Comercio de las América (ALCA), para despontenciar el Mercosur. La Unasur y la Celac no existirian si no hubiese habido un rechazo tan marcado al ALCA. Esta loable actitud para detener las aspiraciones del imperio de todo tipo de injerencia que nos perjudique como naciones libres y soberanas merece ser recordada, nueve años después. Significa que los pueblos libres del mundo han plantando bandera ante la globalización económica.

Luis Alberto Marcaida
[email protected]


Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios