Nicolás Sánchez, un 10 que vale por 20

El "Cachorro", goleador y mejor apertura del torneo.

FIGURA. Sánchez fue uno de los jugadores argentinos más regulares del torneo.  FIGURA. Sánchez fue uno de los jugadores argentinos más regulares del torneo.
07 Octubre 2014
Cuando se está apurado, todo parece transcurrir más lento. En especial el tiempo: los segundos parecen minutos, los minutos parecen horas. Ese mismo cronómetro que a veces vuela, a Nicolás Sánchez le dio la impresión de haberse convertido en un reloj de arena en el final del partido contra Australia. “No se terminaba nunca. Miraba el tiempo a cada rato y los segundos parecían eternos”, grafica el tucumano, ya con ritmo cardíaco normal y un triunfo sobre los Wallabies en el currículum.

“La sensación es única, difícil explicar. Esto es como un desahogo, por todos esos partidos que estuvimos cerca. No sólo en el Championship, sino también en las ventanas”, se sacó el peso “Cachorro”, no del todo conforme con su propia actuación en Mendoza: “no estuve tan efectivo. Si no, el resultado hubiera sido otro, más cómodo, con una diferencia de 10 a 15 puntos”.

Así y todo, el ex pateador de Lawn Tennis, que ahora engrosará las filas de Toulon, aportó 11 de los 21 puntos argentinos, que lo colocaron en la cima de la tabla final de goleadores del certamen, con 52 tantos, por encima del australiano Bernard Foley y del sudafricano Handré Pollard, ambos con 43. Y eso no es todo: el tucumano fue elegido el mejor 10 del torneo, por encima del neozelandés Aaron Cruden. Además de él, hubo otros tres Pumas en el 15 ideal del torneo: Juan Manuel Leguizamón, Ramiro Herrera y Marcos Ayerza.

Madurez
Si de los golpes se aprende, es innegable que el seleccionado argentino ha aprendido mucho en estos tres años de roce con los tres mejores equipos del planeta. Y esta primera victoria se aprecia, más que como un resultado aislado, como la confirmación de que el camino elegido es el correcto.

“Sin dudas que los peores momentos son los que más te enseñan y te ayudan a madurar. Fue justamente eso lo que nos ayudó a levantar esa desventaja de 14 puntos que nos llevaba Australia de entrada y revertir el partido”, analiza Nico, apuntando a la principal diferencia con respecto a las otras veces en las que también se había estado cerca: Los Pumas supieron cerrar el partido. Y si se amplifica el rango de comparación, en esta misma época, lamentaban una estrepitosa goleada en Rosario. Mucho ha cambiado desde entonces.

“Había que sacarse esa espina que teníamos al no poder ganar un partido en este torneo. Si hacemos las cosas bien, seguro que podremos hacerlo de vuelta”, afirmó el “10”, con el entusiasmo propio de quien es parte de un punto de inflexión en la historia.

“Hicimos un buen Championship, más allá de los resultados. Sentimos que estamos mucha más cerca del nivel de ellos, porque cuando tuvimos la pelota, logramos hacerles daño. Sí, se cometen errores todavía, pero estoy seguro que esta es la base para lo sigue. Ya hay que ir pensando en la ventana de noviembre y hacer lo posible para ganar esos tres partidos. Sería una linda manera de terminar el año”, cerró.

Comentarios