No fue casualidad

Los Pumas lograron su primera victoria en el certamen al derrotar a Australia.

PURA POTENCIA. Horacio Agulla, que jugó de centro y tuvo una buena actuación, zafa del tackle, apoyado por Sánchez. Télam PURA POTENCIA. Horacio Agulla, que jugó de centro y tuvo una buena actuación, zafa del tackle, apoyado por Sánchez. Télam
Los jugadores, el cuerpo técnico y los hinchas esperaban este momento desde hace mucho tiempo. Y en Mendoza se dio porque el equipo, después de corregir sobre la marcha varias imprecisiones, terminó demostrando que es un conjunto difícil cuando juega concentrado hasta el final. Por eso el 21-17 de Los Pumas sobre Australia fue, es y será inolvidable no sólo porque logró la primera victoria en el certamen en tres participaciones, sino porque puede marcar un despegue importante para el equipo.

Los Pumas arrancaron mal y los Wallabies no desaprovecharon esa chance y por eso a los 13 minutos, ya ganaban por 14 a 0. A partir de allí, el control de la pelota y el desarrollo del juego fue para los argentinos, pero esa diferencia no la pudo plasmar del todo en el marcador: se fue a descansar con un 14-8 en contra.

En el segundo tiempo la historia no cambió mucho. Los Pumas mantuvieron a rajatabla el libreto, pero a ello le agregaron una importante cuota de paciencia. El equipo no dudó de lo que podía lograr y, como no lo hizo contra Australia de visitante y contra Sudáfrica en Salta, supo cerrar el encuentro a su favor.

El triunfo es indiscutible porque el rival, además del esfuerzo físico, sintió la marca, la precisión del line y la solidez del scrum. Tanto es así que los australianos fueron los que más tackelaron en el encuentro. Este triunfo cierra la etapa de las casi victorias. Es el incentivo que necesitan Los Pumas para lo que viene.

Comentarios