Kodak quiere mantener el celuloide

Directores de cine de EEUU respaldan que se siga produciendo película y que no todo sea digital.

03 Ago 2014
1

APOYO. J.J. Abrams consideró que el formato celuloide garantiza calidad. reuters

Los directores norteamericanos de cine J.J. Abrams, Quentin Tarantino y Christopher Nolan respaldaron las negociaciones que la empresa Kodak mantiene con los principales estudios para mantener la película de 35 milímetros en momentos en que reina el soporte digital.

La empresa Eastman Kodak es, en la actualidad, la última firma del mundo dedicada a elaborar celuloide después de que Fuji abandonó su producción el año pasado. Kodak se declaró en bancarrota a principios de 2012 y los efectos se notaron inmediatamente: los Oscar dejaron de entregarse en el teatro que llevaba su nombre cuando no pudo pagar para mantenerlo en la marquesina.

Pese a sus problemas, Kodak sigue asociada con la excelencia cinematográfica. De acuerdo con la prensa especializada, todos los directores apoyan un acuerdo entre los estudios y la casa de material fílmico para que rodar en celuloide siga siendo una opción, ya que según el cineasta Judd Apatow ambos formatos “son opciones igual de válidas, pero sería una tragedia si de repente los directores no tuvieran esta oportunidad de elegir”.

Hace un año, Abrams aseguró que si el filme desaparece como formato, con él también se irá “el estándar de excelencia, la mejor calidad” en este arte.

Hace siete años la empresa suministró cerca de 3.500 millones de metros de película a la industria de Hollywood, pero esa cifra se derrumbó estrepitosamente: este año se espera que la cantidad alcance a los 127 millones de metros. La aspiración es la de mantener el filme de celuloide disponible como soporte no sólo en rodajes sino también para su distribución y almacenamiento, una de las mayores preocupaciones dado que tiene una vida comprobada de alrededor de cien años.

En la actualidad se considera el soporte fotográfico (triacetato de celulosa o poliéster, que sustituyen al celuloide original) como la mejor forma de preservar las producciones durante largos períodos de tiempo, mejor aún que el digital, aunque aún no está claro su futuro. Su subsistencia se conseguirá sólo si la empresa obtiene beneficios que la mantengan a flote.

Comentarios