Afirman que cavaron tres pozos, para luego abandonarlos - LA GACETA Tucumán

Afirman que cavaron tres pozos, para luego abandonarlos

Vecinos sostienen que beben agua contaminada con mercurio y reclaman que se conecten a la red los trabajos del programa Más Cerca.

23 Mar 2014
1

DESAMPARO. Los pozos son apenas visibles desde la distancia. Están cerrados, rodeados de vegetación y basura. LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

Algunos vecinos dicen que en Concepción hay $ 1 millón abandonados. Están en tres puntos de la ciudad, en la vía pública y a la vista de cualquiera. Los pueden ver, incluso, vecinos del barrio El Nevado, que desde hace ocho años denuncian que beben agua contaminada con mercurio.

Se trata de tres pozos de agua, ejecutados con fondos del programa nacional Más Cerca. Un informe del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa) advierte que costaron $ 982.495, que ya fueron pagados. La obra está, según el organismo, terminada, visitada y rendida, “conforme al monto solicitado”.

Las máquinas comenzaron a trabajar en tres barrios a mediados de 2013: San Andrés, Sarmiento y Fernando Riera, todos de la “Perla del Sur”. Se colocaron carteles que anunciaban las excavaciones, el monto de la obra, y el plazo de ejecución: dos meses.

Antes de fin de año, los tres pozos ya estaban perforados, tapados, y perdidos entre la vegetación, sostienen los vecinos. El Más Cerca financia desde la Nación obras públicas de infraestructura, directamente en los municipios y en las comunas. A Tucumán le corresponden 125 proyectos, entre los cuales se encuentran las tres perforaciones de Concepción. El primer pozo abandonado fue descubierto en El Timbó, a principios de marzo. Luego de un informe de LA GACETA que puso en evidencia el estado de la obra, el ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, explicó que en el lugar sólo se había encontrado agua salada, no apta para el consumo humano. Sin embargo, tras la publicación, el pozo fue conectado y Jaldo prometió que se lo pondría en funcionamiento. A diferencia de lo ocurrido en El Timbó, los vecinos de Concepción desconocen por qué los tres pozos de esta ciudad fueron cerrados luego de ser perforados.

Posible contaminación

“Cuando nos enteramos de que iban a construirlos nos sentimos aliviados. Creímos que íbamos a tener agua normal, transparente”, recuerda Elba Pintos, vecina de El Nevado. El agua en su barrio, sostiene, apenas es “un hilo”, que en ocasiones sale transparente, mientras que otras veces, color tierra o herrumbre. Fátima Aguilar vive a pocas cuadras y conserva muestras de color marrón rojizo en botellas plásticas. “Son del año pasado. Ahora está saliendo transparente, pero si uno la deja reposar se ven en el fondo los sedimentos. La presión es tan poca que no llega a las duchas. Acá nos bañamos como en el siglo pasado”, asegura. Ni Fátima ni Elba saben si el agua que beben es potable, pero sí están seguras de que el presupuesto familiar no alcanza para comprar agua mineral todos los días. “Cada vez que tomo un vaso me encomiendo a Dios”, sostiene Fátima.

Hace ocho años los vecinos comenzaron a reunirse en la plaza Peirano, para discutir sobre los problemas del servicio. Llegaron a celebrar asambleas de hasta 100 personas de diversos barrios. “En 2006 la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) dictaminó que los niveles de mercurio eran un 160% más alto de lo que indica el Código Alimentario Nacional. Presentamos cinco recursos de amparo, pero no pasó nada. Acá, en el barrio, hay mucha gente que murió de cáncer “, asegura el vecino José Vargas. En 2007, el interventor de la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT), Alfredo Calvo, negó la contaminación, sobre la base de tres estudios posteriores.

Ana María Morales intenta resumir ocho años de temor y promesas incumplidas: “luchamos tanto por el agua que ver esos pozos cerrados nos entristece muchísimo. Seguimos tomando esta agua, pero la verdad, estamos esperando que empecemos a caer como moscas”.

Comentarios