"Manzone es muy bonita, pero cuando habla es una cloaca, es una víbora" - LA GACETA Tucumán

"Manzone es muy bonita, pero cuando habla es una cloaca, es una víbora"

El alperovichista Nagle fustigó a la concejala opositora. Ediles del PJ autorizaron a la Municipalidad a ceder un terreno al gremio mercantil.

11 Oct 2013
1

MAYORÍA PERONISTA. El PJ se abroqueló y apoyó un proyecto que beneficia al SEOC; la opositora Manzone (de espaldas) fue insultada en el recinto. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

Cruces, chicanas, insultos y tensión. Ayer hubo eso, y mucho más, en la sesión del Concejo Deliberante de la capital. El tratamiento de un proyecto de ordenanza mediante el que autorizó a la Municipalidad a ceder un predio -en comodato por 20 años- al gremio mercantil SEOC generó un fuerte debate entre los ediles peronistas, que acompañaron la incitativa; y los opositores, que votaron por el regreso a comisión de la propuesta.

Los cuestionamientos de los ediles opositores Roberto Ávila (PRO), Sandra Manzone (Coalición Cívica-Ari), Claudio Viña (FR), José Luis Avignone (UCR) y Roque Mendía (UCR) giraron en torno de la rapidez con la que fue aprobada la iniciativa -en sólo 48 horas desde que ingresó por mesa de entradas-. La decisión beneficia a los afiliados del gremio que conducen el dirigente Roque Brito y Oscar Cano, casualmente concejal por el amayismo.

A través de una nota que tuvo un trámite expeditivo de varias comisiones, el SEOC solicitó que el municipio le ceda el predio ubicado en Adolfo de la Vega al 500, donde está emplazado el ex Centro de Alto Rendimiento que quedó a medio construir durante la última dictadura. Allí, el sindicato tiene previsto erigir un complejo deportivo para sus afiliados. Según aclaró el gremio, las instalaciones también estarán abiertas para el público en general. Cuando comenzó la sesión, una delegación de dirigentes del SEOC colmó el recinto para seguir de cerca el tratamiento del proyecto de ordenanza.

Durante el debate, el oficialismo debió introducir cambios en el proyecto original, ya que se encontraba en vigencia la ordenanza Nº 4.218, mediante la cual se habilitó, en 2010, la donación del predio por parte del municipio a la Provincia, con la idea de construir un geriátrico en el lugar. Como el Poder Ejecutivo no hizo uso del terreno, los concejales derogaron la norma y, de esta manera, allanaron el camino para que el gremio mercantil explote el terreno por 20 años.

El macrista Ávila fue el primer opositor en cuestionar el emprendimiento. "No se desconoce el gran trabajo que hace la comisión directiva de este gremio. Pero eso no está en discusión. El problema es la desprolijidad con que se tratan los temas. Este pedido tuvo un tratamiento express. Es una linda idea con pocos fundamentos técnicos. La solicitud no presenta planos ni proyecto de obra. No hay informes de Catastro y Espacios Verdes", criticó el referente del PRO.

A su turno, Manzone criticó que el plano del terreno haya llegado manuscrito "y en una servilleta" a la comisión de Obras Públicas. "Una vez más llega un proyecto express y se actúa sobre un hecho consumado. Enviaron un plano hecho en una servilleta, sin ningún tipo de explicaciones", ironizó la opositora. Viña y Avignone también pusieron reparos por la manera en que fue tratado el pedido gremial. El radical Mendía fue muy crítico. "Hay un flagelo grande en Tucumán que es la droga. Y la única forma de darle pelea es habilitando lugares de recreación para todos los jóvenes y no sólo para aquellos que pertenezcan a un sindicato", expresó Mendía. Inmediatamente fue retrucado por el alperovichista Ignacio Golobisky: "cuando hablan de que un sindicato es una institución privada hablan de su ideología. ¿De dónde sacan que un sindicato es una entidad cerrada? El amayista Germán Alfaro también defendió la propuesta y aclaró que la incitativa cumplió con los pasos legales. "Pedí un informe en el municipio para saber cuál era la situación del predio y me contestaron que la ordenanza 4.218 no tuvo principio de ejecutoriedad, razón por la cual la Provincia desistió de la utilización del predio para la construcción de un geriátrico. No hay inconvenientes", resaltó.

Insultos, denuncias y el regreso de una edil

"Habla y es una cloaca, una víbora".- Comenzó con un elogio y culminó su alocución con una diatriba. Luego de que la opositora Sandra Manzone criticara con dureza el tratamiento que tuvo el proyecto que benefició al gremio SEOC, el alperovichista Nagle fustigó a la concejala. "Quiero decir que la concejal Manzone es muy bonita, pero cuando habla es una cloaca, es una víbora", disparó el oficialista ante la mirada atónita de los presentes. Cuando Nagle terminó de hablar varios de sus colegas se tomaron la cabeza. En ese momento, el amayista Eloy del Pino -presidía la sesión- le formuló un llamado de atención. Nagle se levantó de su banca y estuvo fuera del recinto por varios minutos. Por pedido de los ediles, las palabras del Nagle fueron borradas de la versión taquigráfica de la sesión.

Disculpas no aceptadas.- Cuando Nagle regresó al auditorio pidió hacer uso de la palabra. Le pidió disculpas a Manzone, pero rápidamente le volvió a recriminar que haya "ensuciado" al cuerpo al hablar de una servilleta. "Me he sentido dolido por la concejala, por eso le contesté desde mi banca, por la forma en que ella se expresa. La tarea que realizamos es excelente. Hacer alusión a una servilleta es feo", se defendió Nagle. "No le acepto las disculpas", respondió la representante de la Coalición Cívica-ARI.

"Pido una cuestión de privilegio".- Ofuscada, Manzone pidió entonces una cuestión de privilegio (una sanción que puede llegar hasta la destitución) en contra de Nagle. "Solicito una cuestión de privilegio contra Nagle. He sido ofendida en mi reputación y en mis condiciones morales. Hemos dicho cosas duras en el recinto, pero siempre con respeto", planteó. Ante una consulta de LA GACETA, Manzone confirmó que presentará una denuncia penal contra Nagle por violencia de género.

Morof arremetió con una chicana.- El alperovichista Javier Morof salió a "bancar la parada" de Nagle. "Quiero pedir una cuestión de privilegio contra Manzone porque habló de una servilleta y puso en duda la honorabilidad del cuerpo", chicaneó Morof. El pedido contra la edil no prosperó.

Enroque en el Concejo.- Mientras los concejales sesionaban, la secretaria de Participación e Inclusión Vecinal, Elsa Arias, renunció a esa función para volver a ocupar el cargo de concejala electa de la capital. Ayer mismo, Arias pidió por nota volver al Concejo. De esta manera, el amayista José Franco -había asumido la banca en su lugar- deberá volver a su cargo original de prosecretario administrativo del Concejo. Aún no se sabe cuál será el futuro de Alberto Cúneo Vergés, quien actualmente se desempeña en el puesto de Franco.

Comentarios