Entre médicos, privaciones y gastos

05 May 2011
Diagnosticar es curar.- Al contrario de lo que ocurre con otras patologías, llegar al diagnóstico de celiaquía significa dejar de estar enfermo. "Una vez diagnosticado, basta con ser prudente a la hora de la alimentación y los síntomas desaparecen", explicó Silvia Moreno de Cáceres, coordinadora de la Fundación del Celíaco. Cuanto antes se detecte, menos consecuencias de largo plazo (principalmente problemas de crecimiento) tendrá quien padezca la enfermedad. "Por eso, ante síntomas como vómitos, dolor abdominal o deshidrataciones persistentes el paciente debe consultar un gastroenterólogo cuanto antes", recomendó. También es importante que las personas que sufran síndrome de down o diabetes tipo 1 se hagan los estudios.

Los estudios.- En laboratorios particulares, un análisis para determinar enfermedad celíaca pueden costar alrededor de $200, y no todas las obras sociales ni las empresas de medicina prepaga lo reconocen. En Balcarce al 700, el Instituto de Bioquímica Aplicada de la UNT realiza análisis de avanzada a pacientes celíacos. Se cobra un bono contribución de $ 60.

El bolsillo del celíaco.- Según contaron Fernández y Moreno de Cáceres, la enfermedad se padece mucho al ir al súper. "Un kilo de harina sin gluten cuesta $25; medio kilo de rebozador especial, $30. Además, los productos que consumimos tienen que ser de primera marca, porque los otros siempre están contaminados con gluten. A los condimentos como el pimentón, por ejemplo, le añaden trigo para ?estirarlos?", reveló Moreno de Cáceres.

Los estudios.- En laboratorios particulares, un análisis para determinar enfermedad celíaca pueden costar alrededor de $200, y no todas las obras sociales ni las empresas de medicina prepaga lo reconocen. En Balcarce al 700, el Instituto de Bioquímica Aplicada de la UNT realiza análisis de avanzada a pacientes celíacos. Se cobra un bono contribución de $ 60.

El bolsillo del celíaco.- Según contaron Fernández y Moreno de Cáceres, la enfermedad se padece mucho al ir al súper. "Un kilo de harina sin gluten cuesta $25; medio kilo de rebozador especial, $30. Además, los productos que consumimos tienen que ser de primera marca, porque los otros siempre están contaminados con gluten. A los condimentos como el pimentón, por ejemplo, le añaden trigo para ?estirarlos?", reveló Moreno de Cáceres.

Comentarios