Para matricular a sus hijos, acampan en la escuela

Se estima que cada uno de los 12 establecimientos de Concepción necesita, por lo menos, dos aulas más para atender la creciente demanda. Muchos padres comenzaron a hacer cola el sábado. El intendente anunció que se construirán tres edificios.

ESCENA DE TODOS LOS AÑOS. Un grupo de padres acampa desde el sábado frente a la escuela Uladislao Frías para conseguir un asiento para sus hijos. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL ESCENA DE TODOS LOS AÑOS. Un grupo de padres acampa desde el sábado frente a la escuela Uladislao Frías para conseguir un asiento para sus hijos. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL
20 Diciembre 2006
CONCEPCION.- Las escuelas públicas de esta ciudad se tornan cada vez más insuficientes para albergar a la gran cantidad de niños y adolescentes que todos los años inician sus estudios primarios o secundarios. Se estima que cada una de las 12 escuelas primarias del municipio necesitan por lo menos dos aulas más para responder a la demanda.
El intendente Osvaldo Morelli anunció que a partir de la segunda quincena de enero comenzarán a ser construidas tres nuevas escuelas  en este municipio: dos primarias y una agrotécnica. Por ahora, algunos establecimientos educativos, como la ENET Nº 1, impusieron el sistema de selección a través de exámenes de ingreso.
En los establecimientos educativos primarios el drama lo sufren los padres, quienes en algunos casos deben acampar frente a esos locales hasta cuatro días antes del inicio de las matriculaciones. Esta situación, que se viene advirtiendo desde hace más de tres años, se repitió en estos días y fue más notoria en la Uladislao Frías, ubicada en pleno centro de esta ciudad.
Un centenar de padres comenzó a instalarse desde el sábado pasado frente al edificio escolar para matricular ayer a sus hijos. Sólo 40 lograron inscribir a sus chicos para el ciclo inicial. Las vacantes son 180 pero, de ese total, el 80% -de acuerdo con disposiciones de la Provincia- se reserva para los hermanos de quienes ya son alumnos.
“Es un sufrimiento tremendo. No tengo dinero para mandar a mi hijo a un colegio privado. Vine el sábado y estoy turnándome con mis parientes para poder conseguir un lugar. Llueva o truene, no me muevo”, comentó Andrea Ordóñez, instalada en la Uladislao Frías.
Algunos padres no pudieron inscribir a sus chicos porque viven fuera del área de influencia de la escuela. Esta se mide en cinco cuadras a la redonda. Varios padres admitieron que prefieren anotar a sus chicos en los establecimientos del microcentro porque la enseñanza es de mayor calidad y los edificios están en mejores condiciones. “Uno siempre quiere lo mejor para sus hijos. Todos conocemos las condiciones de cada escuela”, sostuvo Belén Urueña.
“Ni se convoca a los padres ni se les dice que vengan a acampar. Ellos tienen la férrea voluntad de lograr que sus hijos ingresen en esa escuela, pero hay un cupo fijo, que no alcanza a cubrir la demanda de ingreso. Tengo que hacer respetar la circular que establece privilegios para los hermanos de los chicos que ya estudian aquí y también el área de influencia”, dijo la profesora Teresa Collado de Acevedo.

Inversiones
Morelli sostuvo que el desborde de inscripciones es producto del aumento poblacional que no se acompañó con la construcción de nuevas escuelas. “Ahora, se está tratando de cambiar esta situación con inversiones importantes. En la segunda quincena de enero comenzará la construcción de tres nuevas escuelas. Dos son primarias y estarán en los barrios 1° de Mayo y Celestino Gelsi. La restante es una agrotécnica, que se construirá en el extremo oeste”, anunció el funcionario. (C)

Muchos chicos esperarán hasta febrero

Se estima que en 2007 los alumnos de la primaria podrían llegar a más de 195.000; unos 2.500 estudiantes más respecto de 2006, según el Departamento de Planeamiento y Estadísticas del Ministerio de Educación. Las inscripciones comenzaron ayer y continuarán hasta mañana.
La directora de Educación Básica, Elsa Roggero, dijo se adelantó la matriculación para organizar mejor el ciclo 2007, a fin de que la gran mayoría del alumnado pueda tener su ubicación cuando comiencen las clases, el 1 de marzo. “El próximo será un año de transición y adecuación a la nueva Ley de Educación Nacional, y de adaptación a la infraestructura disponible”, señaló la funcionaria. Explicó que los cursos de EGB 3 que funcionaban en escuelas primarias deberán ir traspasándose a las escuelas de nivel secundario, en forma gradual. “La situación ideal es que en el futuro próximo todas las EGB 3 funcionen en establecimientos secundarios y, al mismo tiempo, contar con locales exclusivos para la primaria”, añadió.
Roggero reconoció que para aplicar seis años de primaria y seis de secundaria, la provincia necesita muchas más escuelas. Apuntó que la Nación está trabajando en otro plan de 1.000 escuelas más para todo el país a partir de 2007.
Tucumán cuenta con 1.100 edificios escolares, de los cuales 618 pertenecen a la educación primaria, y el resto agrupa escuelas técnicas, agrotécnicas, normales, de comercio y de adultos.
Roggero indicó, asimismo, que se jubilarían unos 1.500 docentes, lo que permitirá el el ingreso de una nueva camada de maestros y de profesores. Dijo que ya se está convocando para la cobertura de cargos y para los traslados con el objetivo de que el comienzo del ciclo lectivo 2007 sea más ordenado.
La funcionaria también advirtió que los alumnos que no puedan inscribirse en las escuelas elegidas, deberán esperar a febrero, cuando serán reubicados en escuelas cercanas a sus casas. En ese mes se completará la matriculación. En tanto, hoy y el viernes se inscribirá en las escuelas medias, incluyendo a los de EGB 3, Polimodal y a los establecimientos técnicos.

















Tamaño texto
Comentarios