Un león blanco de Sudáfrica llegó al zoo porteño

El animal, al que se le atribuyen poderes mágicos, proviene de Timbavati, que significa "lugar donde un ángel bajó del cielo".

El ejemplar no es un león albino, sino que su color está dado por un gen. El ejemplar no es un león albino, sino que su color está dado por un gen.
17 Julio 2006
Siam, un león blanco adulto y llegado de Sudáfrica, se transformó hoy en el nuevo habitante del zoológico porteño, al que engalanará esta temporada invernal con su salvaje atractivo y su halo mítico.

A lo largo del continente africano, una multitud de leyendas rodea la existencia del león blanco, que son transmitidas oralmente y en pinturas rupestres dentro de cuevas.

La mayor parte de estas leyendas proclaman los mágicos poderes del león blanco como una suerte dios. De hecho, el color de su pelaje es tomado como la unión de todos los colores del arco iris y este animal suele ser utilizado para representar la unión de las razas, "el espíritu de África".

De acuerdo con los mitos locales, este animal legendario eligió como único lugar en la tierra para vivir Timbavati, en Sudáfrica, que significa, en el lenguaje Shangaan, "lugar donde un ángel bajara desde el cielo".

Al ejemplar llegado a Buenos Aires se lo ha bautizado como Siam, que significa "hijo" en lengua Africana.

Siam es un imponente león blanco, un macho adulto de 200 kilos de peso, de penetrantes ojos amarillos y con una imponente melena blanca.

Voceros del zoológico explicaron que el león blanco no es un animal albino, sino que su color está dado por un gen recesivo, como en el caso de los tigres blancos. (NA).

Tamaño texto
Comentarios