Cartas de lectores: Milei y Jaldo

12 Febrero 2024

Mucho se escribió y dijo, durante estas dos primeras semanas de febrero, sobre el presidente Milei y sobre su megaDNU; sobre el intento de legalizarlo mediante la llamada Ley Ómnibus; sobre sus funcionarios e interlocutores y, finalmente, sobre la decisión constitucional tomada por la mayoría del Congreso de la Nación, al hacer retornar a Comisiones el mencionado proyecto. Cual dictador caprichoso e inflexible, este Presidente, cuya fuerza cuenta con sólo 37 diputados y siete enadores, no aprendió a sumar y a restar, como tampoco el Reglamento de ambas Cámaras, que prevé quórum de 129, la primera y quórum de 37, la segunda. Tampoco conoce nada sobre el funcionamiento del Estado y, menos aún, sobre el Federalismo y el sistema de recaudación y coparticipación, en un país en el que ninguna de las provincias llega a cubrir el 50% de sus erogaciones con recursos propios (es más: casi ninguna llega a cubrir el 20%). Y esto no se debe a una incompetencia masiva de gobernadores durante décadas, sino a una matriz nacional pensada desde una visión unitaria portuaria, con el acompañamiento sumiso de representantes provinciales en forma sistemática. La posición política asumida por el gobernador Jaldo e instruida a sus dos diputadas y su diputado (que se entienda bien, no decidieron representar al Pueblo tucumano, sino al mandato del Poder Ejecutivo provincial), no fue innovadora y disruptiva, como se empeñan algunos en promocionar, sino todo lo contrario: fue una posición que defiende el statu quo de la injusta matriz productiva tucumana (empresarios latifundistas ricos y peones pobres) y no porque el megaDNU del presidente Milei fuera en sentido contrario a lo viejo conocido. Nuestro Gobernador desperdició la oportunidad –en todo caso– de intentar constituir un Bloque regional en lugar de uno provincial, ratificando que la tendencia sigue siendo el individualismo por sobre lo colectivo; lo particular por sobre lo general; lo unitario por sobre lo federal.

Javier Ernesto Guardia Bosñak 

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios