Controversias por el Pozo de Vargas

"Exhortamos a las autoridades, a los políticos y a los medios a mantener una posición de respeto", indicaron.

26 Nov 2004
Dirigentes de Familiares de Desaparecidos de Tucumán pidieron prudencia, respeto y seriedad en el tratamiento y debate por la aparición de huesos en Pozo de Vargas, mientras se esperan novedades que confirmen si son restos humanos, su procedencia y antigüedad, y la posible identificación en cada caso.
"Exhortamos a las autoridades, a los políticos y a los medios a mantener una posición de respeto y prudencia. Así lo demanda la seriedad de la investigación encarada por la Justicia Federal y lo requieren la sensibilidad y los sentimientos de cada familiar de desaparecido", coincidieron Virginia Sosa, Josefina Molina, Renee Ahualli y Marta Rondoletto, tras la confirmación del hallazgo que efectuó el juez federal Felipe Terán. Antes, la abogada Laura Figueroa se había expedido en relación con el hecho.
"Repudiamos la actitud desaprensiva asumida por Enrique Romero (PJ), quien pretende erigirse en fuente de información cuando no tiene ningún tipo de relación con la causa del Pozo de Vargas, ni mucho menos cuenta con el aval de los afectados -condenó-. Entendemos que sus intervenciones responden a aviesos intereses políticos".
En apoyo a la investigación, el Movimiento Barrios de Pie hará hoy, a las 12, un acto en el lugar.

Relativización
El dirigente de FR, Pablo Calvetti, relativizó la aparición de los restos y la posible existencia de una fosa común de desaparecidos durante el gobierno militar. "Primero hay que determinar si los huesos no fueron puestos en el lugar o no. Y aún si se determinara que son de la década del 70, inferir que son de víctimas de la dictadura es una vergüenza", concluyó.