Por qué los niños no están nominados al Oscar

El actor de "Jojo rabbit" estuvo nominado a mejor actor en los Globos de oro pero no en los premios de la Academia

09 Feb 2020 Por Alejandra Casas Cau
1

Jojo rabbit

Una de las nueve películas nominadas a “Mejor película” es protagonizada por un niño. Estamos hablando de “Jojo rabbit”, dirigida por Taika Waititi. Pero a pesar de su enternecedora y graciosa actuación no fue considerado para los nominados a “Mejor actor”.

En 2015 sucedio lo mismo con Jacob Tremblay, quien solo tenía 9 años y nos había ofrecido una desgarradora actuación en “Room”.

Roman Griffin Davis, quien sí estuvo considerado para los Globos de Oro como mejor actor, aparece en cada uno de los planos de “Jojo rabbit” y aún así su presencia en la gala de los Oscar va a ser accesoria a raíz de que nadie considero que un niño de 12 años pudiera estar nominado.

La Academia no tiene ninguna regla que prohiba nominar a los niños. Pueden votarlos, pero la realidad es que hace muchos años que un niño no está nominado.

Davis comparte planos con su amigo invisible Hitler y con una joven perseguida por los nazis y se roba cada secuencia con una mirada que dice más que mil palabras.

Uno de los motivos por los que se cree que no se los nomina es que quieren proteger a los más pequeños de los estragos que puede provocar la fama que traería ganar un Oscar. Pero hay quienes opinan que en el caso de ser nominados y ganar podrían opacar a grandes estrellas.

Oscar juvenil

Una buena opción para hacer justicia con el talento de los más chicos sería un Oscar juvenil. Desde 1935 hasta 1961 la Academia premió a los actores menores de 18 años. Ese año se deja de entregar y pasaron a competir en igualdad de condiciones.

El ganador más joven de la categoría “Mejor actor” no fue un niño, fue Adrien Brody por “El pianista” en 2002, que lo ganó con 29 años. Para ver la ganadora más joven hay que ir hasta 1986. Ese año Marlee Matlin cumplía 21 años y ganaba por “Hijos de un Dios menor”.

En cuanto a las interpretaciones femeninas las ganadoras más jóvenes son Tatum O'Neil “Luna de Papel”, 1973, que lo ganó con 10 años; Anna Paquin “El Piano”, 1994 se lo llevó con 11 años y Patty Duke, con 16, por “El milagro de Ana Sullivan” en 1962.

Negarse a reconocer la grandeza de las actuaciones de los niños es verdaderamente infantil. La Academia necesita volver al premio juvenil para reconocer a estos jóvenes talentos. 

Comentarios