La noche en que Marie Fredrikson usó la “Naranja” del rugby tucumano

En la cancha de San Martín, el dúo sueco brindó un concierto ante más de 20.000 personas.

10 Dic 2019

En la noche del 29 de abril de 1992, los tucumanos pudieron ver un concierto en vivo de Roxette. Fue un recital ante una multitud y con una organización perfecta. La banda provocó el delirio de millares de jóvenes de todo el noroeste, que asistieron masivamente. Aquella vez vino gente de Salta, Jujuy, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca, entre otras ciudades.

A las 21.55, más de 20.000 personas, el dúo irrumpió en el escenario. Con un español extraño para la concurrencia Marie Fredriksson saludó: “Hello, Tucumán…!” y comenzó el show. Cuando la banda tocó los temas más exitosos del momento como “La Mirada”, “Marchitándome como una flor”, “Paseo alocado”, la mayoría de los adolescentes estallaron de alegría aquella noche en el estadio del club San Martín.

Otro momento especial se produjo cuando en el escenario se desplegó un corazón gigante, que latía al ritmo de las canciones, en un fascinante juego lumínico y hacia el final, cuando Roxette hizo su “Joyride” aparecieron decenas de gigantes globos de colores.

Uno de los temores de los organizadores era el clima, ya que todo parecía indicar que iba a llover en cualquier momento. A pocos minutos de iniciado el show cayeron algunas gotas, nada más. En un momento, la cantante Fredriksson se puso la camiseta "Naranja" del seleccionado de rugby. La mayoría de la banda conocía de Tucumán por el combinado de rugby.

Fue una noche inolvidable para los tucumanos que vieron un concierto de gran nivel gracias a Roxette.

Comentarios