“La voy a recordar siempre como una mujer palpitante” - LA GACETA Tucumán

“La voy a recordar siempre como una mujer palpitante”

Miguel Ángel Estrella evocó a la actriz, que era su prima. El contenido llanto de Pepe Soriano.

10 Dic 2019
2

AMISTAD. Pepe Soriano abraza a Rosita Ávila en el teatro municipal. la gaceta / foto de héctor peralta

Rosita Ávila apostó a la rigurosidad, tanto en su vida personal como en su vida artística. No era una persona débil, para nada. Tenía un carácter endiablado, y así la amábamos. Me acordaré siempre de las discusiones que tuvimos, y de los entendimientos que tuvimos. Fuimos dos primos que se amaban y que compartían esa experiencia única que es hacer arte. Para ella, estar en un escenario con su voz tucumana, y para mí estar con un teclado en cualquier parte del mundo”. Miguel Ángel Estrella expresó vía telefónica su pesar por la partida de la actriz tucumana.

RECUERDOS DE INFANCIA. Miguel Ängel Estrella era primo de la actriz. la gaceta / foto de inés quinteros orio

Estrella recuerda la infancia compartida: “me encantaba ir a su casa, porque era diferente de la mía, con poca gente, jardines muy cuidados y plantas bonitas, con hermosas flores”. “Sabía que estaba ya en el tramo final de su vida -dijo el prestigioso pianista-. Todos los días yo tengo lo que llamo rituales espirituales, donde evoco a toda la gente que amo y a toda la gente que amé. Anoche apareció Rosita. Le hablé a su madre, Rosario, a quien le decíamos la tía Charo (casada con su tío Pepe, hermano de su madre). Le dije: ‘tenele la mano a Rosita, que se vaya en paz’. La voy a recordar siempre como una mujer palpitante, a quien nada le era indiferente, como la mujer peleadora que era”.

Amiga entrañable

Pepe Soriano se enteró ayer por una llamada de LA GACETA a su casa en Buenos Aires del deceso de Ávila, su amiga por décadas. Con la voz entrecortada por el llanto, el veterano actor reconoció estar atravesado “por el estupor, el dolor, la emoción y una gran pena, por lo que quizás sea confuso en mi mensaje, porque nos vamos quedando solos en la despedida de una pléyade de artistas que tanto hicieron por el teatro argentino y tucumano, más allá de que vendrán otros, porque el teatro nunca muere”.

“Pasaron tantos años y muchos de los que quedamos seguimos creyendo en aquello que creímos siempre: en el alma y en los versos de nuestro pueblo. Entregamos lo mejor que teníamos, que es el corazón, y eso es lo que hizo la emblemática Rosita, siempre al servicio de su país. Te mando un abrazo a la distancia, buen viaje y gracias por tanto que le diste al teatro”, concluyó.

Comentarios