La Primera Nacional va tomando forma

El nuevo torneo empezaría el viernes 16 de agosto.

11 Jul 2019
1

MANOS A LA OBRA. Mientras espera la definición sobre cómo se jugará el nuevo campeonato, el plantel “santo” trabaja con todo con la única idea de llegar 10 puntos a la primera fecha de la temporada. la gaceta / foto de hector peralta

De a poco se van dejando de lado los interrogantes y los hinchas de San Martín pueden ir matando la ansiedad mientras esperan el comienzo de la nueva B Nacional, que a partir de esta temporada se llamará Primera Nacional.

Ayer, en el predio de Ezeiza, Claudio Tapia se reunió en la AFA con los representantes (desde La Ciudadela viajó Fernando Santillán, apoderado legal de la institución) y presidentes de los clubes para comenzar a darle forma al nuevo campeonato.

Hubo algunos avances en torno a la forma de disputa, pese a que restan limarse algunos detalles para poder dejar todo definido.

Lo que se venía manejando terminó de concretarse bajó la atenta mirada del mandamás de AFA. La nueva temporada de la Primera B Nacional (se especula con que sea una de las más atrapante de los últimos años, teniendo en cuenta la cantidad de equipos con historia que la jugarán) se disputará en dos zonas integradas por 16 equipos cada una.

Según trascendió, durante la cumbre hubo algunos puntos en los que los dirigentes no pudieron ponerse de acuerdo. Por ese motivo, Tapia solicitó que eleven propuestas para poder encontrar un punto en el que la mayoría pueda quedar satisfecho.

Uno de ellos es el modo en el que se dividirán los equipos. Lo único claro es que no habrá división entre equipos directa e indirectamente afiliados a AFA. Se los mezclará en ambas zonas y, de acuerdo a lo que se supo, la idea es tomar los kilómetros que deberán recorrer cada equipo como un criterio para poder repartirlos de manera proporcional. “La idea es que todos los equipos viajen más o menos lo mismo”, explicaron desde las entrañas del predio de AFA.

Otro punto a tratar es la fecha de inicio. Un grupo de dirigentes pedía que la primera fecha se programe para el primer fin de semana de agosto, pero otro grupo, que tiene más adeptos y parece destinado a ganar la pulseada, quiere el comienzo para el tercer fin de semana de ese mes (teniendo en cuenta que el 11 de agosto se realizarán las PASO). De esa manera, el torneo empezaría el viernes 16.

Con los 32 equipos divididos en dos zonas de 16, se decidió que el modo de disputa sea el de todos contra todos, ida y vuelta; lo que daría 30 fechas. Pero claro, una variante en estudio es que, además, se les sume dos fechas de clásicos interzonales. Así, al término de la fase regular, los primeros de cada zona jugarían una final por el primer ascenso. Según explicaron, el partido decisivo se jugaría en un estadio neutral con sede a confirmar. La idea es definir que la sede sea en el interior y que quede definida de antemano, tal cual ocurre cada año con la Copa Argentina.

En tanto, los segundos, terceros y cuartos de cada zona clasificarán al Reducido y se enfrentarán de manera cruzada; mientras que el perdedor de la final por el segundo ascenso se unirá a ellos en semifinales.

Lo que aún no se pudo definir es la forma en la que se decidirán los cuatro descensos que habrá en la categoría. Con la confirmación de que los promedios dejarán de existir en esta próxima temporada en todas las categorías de ascenso, la idea mayoritaria que se escuchó durante la reunión de ayer, es que pierdan la categoría dos equipos por zona y que en cada caso sean un directamente y otro indirectamente afiliado a AFA.

Si en las próximas horas hay avances en los puntos en conflictos, el sorteo del fixture se llevaría a cabo a fin de mes.

“Está bueno el formato, vamos a ver cómo se dividen las zonas. Si salís entre los cuatro primeros, tenés muchas chances de ascender”, opinó Ricardo Seoane, vicepresidente “santo”.

Comentarios