"Maestras del engaño" fallida remake de una gran comedia

11 May 2019 Por Guillermo Monti
1

> CRÍTICAS DE CINE

MAESTRAS DEL ENGAÑO | COMEDIA - PM13 - 94’

Regular

Origen: EEUU, 2019. Dirección: Chris Addison. Con: Anne Hathaway, Rebel Wilson, Alex Sharp, Ingrid Oliver, Nicholas Woodeson. Guión: Stanley Shapiro, Paul Henning, Dale Launer y Jac Schaeffer. Fotografía: Michael Coulter. Música: Anne Dudley.

“Dos pícaros sinvergüenzas” se tituló en Argentina el brillante encuentro actoral de Michael Caine y Steve Martin, en la piel de dos estafadores que hacen de las suyas en la Costa Azul, dirigidos por un fino artesano de la comedia como Frank Oz. ¿Hacía una falta una remake? No, por más que los guionistas sean los mismos de aquella película estrenada hace 30 años y que sigue magnetizando cada vez que se la pesca en el cable o el streaming. Pero la moda es volver a las viejas historias exitosas con una vuelta de tuerca que hace rato dejó de ser novedosa: la apelación a repartos femeninos. Sucedió con “Los cazafantasmas” y con la saga de “Ocean’s eleven” y el resultado -en la boletería y en la crítica- fue más bien negativo. Por el mismo camino marcha “Maestras del engaño”. Pero como la industria no aprende, habrá más de estos experimentos.

Una de las claves del éxito de “Dos pícaros...” fue la química entre Caine y Martin. No es el caso con Anne Hathaway y Rebel Wilson, que además de buenas actrices son graciosas, pero aquí no se las ve sintonizando la misma onda. Posiblemente se deba a que cultivan estilos distintos: Hathaway juega con el lenguaje, los acentos y los climas; lo de Wilson pasa por el slapstick, pura comedia física en la que ella sabe divertirse por y con su cuerpo. Deberían complementarse, pero el tono es de incomodidad.

La cuestión es que “Maestras del engaño” se aferra tanto a la historia original que termina prisionera de la comparación. Es un riesgo que el debutante director Chris Addison no debe haber medido en su totalidad. La trama y las situaciones son las mismas de “Dos pícaros...” y las diferencias se notan.

Hathaway es la estafadora refinada que piensa y juega por joyas y millones; Wilson es una timadora de poca monta, ordinaria y descarada. Son extremos que se atraen y deciden emplearse a fondo apostando quién será capaz de desplumar a un joven magnate (Alex Sharp, joven maravilla del teatro y del cine que aquí queda lejos del lucimiento).

La mirada general es despareja. Hay momentos divertidos, aunque prevalece, como una sombra, el peso de un original al que este copia no consigue emular ni homenajear.

> También llegaron...

"Mirai, mi hermana pequeña"

Una historia deliciosa, sobre un niño que se prepara para recibir a su hermanita. Postulada al Oscar a Mejor Película Animada. Promedio de críticas recibidas: muy buena.

"Pokemon: detectiva Pikachu"

La primera película “live action” del famoso personaje no levanta vuelo. Le sobra tecnología y le faltan ideas y frescura. Promedio de críticas recibidas: regular.

> El estreno perdido

"Entre la razón y la locura"

Mel Gibson interpreta a James Murray, el erudito a quien le encargaron el primer diccionario británico. Trabajará junto a William Minor (Sean Penn), internado en un psiquiátrico. La elogiada película de Farhad Safinia no llegó a Tucumán.

Comentarios