Preocupación en El Corte por nuevos robos

Patricio Smitsaart, presidente del centro vecinal, informó que en las últimas semanas se registraron tres ataques a casas “La modalidad había sido el ‘escruche’, cuando los propietarios no estaban. Ahora entran cuando la gente está en el interior de la vivienda”, advirtió el dirigente.

12 Ago 2018
1

ZONA SIN CONTROL. Una vecina de El Corte recorre una de las zonas por donde ingresarían los desconocidos. la gaceta / foto de Inés Quinteros Orio (archivo)

La preocupación y el temor volvieron a El Corte. Tras casi dos meses sin registros de hechos delictivos, los vecinos de esa zona de Yerba Buena volvieron a sufrir robos en sus viviendas. El presidente del centro vecinal “El Paraíso del Corte”, Patricio Smitsaart, se mostró preocupado, además, por la forma de actuar, ahora, de los supuestos delincuentes. “La modalidad había sido el ‘escruche’, cuando los propietarios no estaban. Ahora, entran cuando la gente está en el interior de la vivienda y, en algunos casos, con violencia. Es un gran riesgo”, enfatizó.

En el área de acceso al cerro San Javier se produjeron en las últimas tres semanas tres hechos. El primero ocurrió en la calle Constancio Vigil y la víctima fue María Ruiz, según se indicó.

Un desconocido ingresó a su casa sin darse cuenta de que la mujer estaba en la casa. Ella advirtió su presencia y forcejeó con él para evitar que se llevara algunos objetos. “El tipo le pegó y se fue. Fue un intento de robo con mucha violencia”, manifestó el dirigente Smitsaart.

El segundo caso ocurrió una semana después, en calle Los Pinos. Desconocidos habrían ingresado a la planta alta de una vivienda, en momentos en que los integrantes de la familia estaban en el sector inferior. Se habrían llevado algunos objetos, aunque no fueron precisados.

La última víctima fue una familia que habita entre la calle Sarmiento y el río Muerto. “Los delincuentes volvieron a entrar por el cauce”, manifestó el representante vecinal.

“Motochorros”

Smitsaart alertó también que en los últimos días se conocieron ataques de motochorros en las paradas de colectivos que circulan por la ruta. “Empezó el ‘motochoreo’ a la gente que espera el ómnibus, tanto en la esquina de la escuela como en el área del Hogar San Agustín”, manifestó.

“A punta de pistola, le robaron a una mujer en la parada de la escuela. La agarraron a las 19”, contó.

Un grupo de vecinos se reunió el martes con el secretario de Seguridad Ciudadana, Mauricio Argiró, y un representante de la comisaría de El Corte. Allí, solicitó incorporar personal a esa dependencia policial y patrullajes por el río Muerto y la ruta hacia San Javier.

“En el último mes, la comisaría dejó de patrullar, al parecer, debido a que fueron retirados tres agentes, quienes habían sido incorporados por la seguidilla de robos de entre mayo y junio. La Guardia Urbana Municipal (GUM) continuó patrullando”, explicó Smitsaart.

El dirigente hizo referencia al periodo en el que se habían producido ocho ataques a casas.

“Primero, robaron una bicicleta y el teléfono celular de un amigo, en mi casa. Días después, volvieron para robar la PlayStation de mi hijo”, había relatado su caso Carolina Caram.

El sector elegido por los delincuentes había sido la zona de “San Agustín”, cercana al hogar de los padres rogacionistas.

En ese momento, los habitantes de la zona coincidieron en que los posibles autores de los hechos habían actuado al mismo lapso del día: durante la siesta.

Comentarios