La importancia de ser donante de médula ósea

17 Abr 2018

Es una de las acciones más nobles del ser humano. Y aunque vivimos en una sociedad cada vez más materialista e individualista, la solidaridad está presente de alguna manera cuando se producen desastres colectivos, les tiene una mano a aquellos que están atravesando una situación límite o que viven en la exclusión social. Un pequeño acto de generosidad puede servir para salvar una vida.

El 1° de abril se evocó el Día Nacional del Donante de Médula Ósea, en coincidencia con el 15° aniversario de la creación del Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante.

La donación y trasplante de médula ósea que pueden contribuir a curar males como la leucemia, la aplasia de la médula ósea, el linfoma, la mieloma, déficits inmunológicos y la talasemia, que es un trastorno sanguíneo que se transmite de padres a hijos. Entre un 25% y un 30% de estos pacientes tiene la posibilidad de encontrar un donante compatible en su grupo familiar. El 70% o 75% restante debe recurrir a un donante sano, voluntario y no emparentado. Para evitar el rechazo, la médula ósea donada debe ser 100% compatible con la del paciente y eso solo ocurre en un caso entre 40.000, razón por la cual, se necesitan cada vez más donantes. Desde la creación del CPH, en 2003, más de 500 argentinos recibieron un trasplante con donante no emparentado.

En Tucumán, la representante del Registro de Donantes de Médula Ósea del Cucaituc dijo que ya había 8.000 inscriptos y que la donación aumenta año a año. Agregó que en lo que va de 2018, son 14 tucumanos los que tuvieron la posibilidad de ser donantes y salvar a la misma cantidad de receptores de Argentina, Francia, Canadá, España y Estados Unidos. El Ministerio de Modernización informó que en sitio: argentina.gob.ar/donarmedula, se puede obtener información sobre el procedimiento para realizar la donación.

A fines de marzo de 2017, tuvo lugar una movilización frente al Congreso Nacional para concientizar acerca de la importancia de ser donante y reclamarles a los legisladores la creación de un laboratorio para la tipificación genética de las muestras de los voluntarios ya inscriptos. Actualmente, la sangre es enviada a Estados Unidos, donde es analizada junto con la del posible receptor para confirmar la total compatibilidad.

“La idea de que cualquiera pueda salvar una vida suena grandilocuente... y sin embargo puede concretarse con un simple gesto, como la donación de sangre, que es el primer paso... me acostaba todas las noches pensando en el momento en que me llamarían. Sabemos que es una posibilidad muy remota. ¡Y me pasó!”, contó una donante tucumana.

Sería importante que el Estado promoviera las prácticas solidarias en todos los niveles educativos, así como en el ámbito del deporte y en la administración pública. De ese modo habría una mayor conciencia y se despejarían los temores a donar médula ósea. “Es un momento de gloria; te sentís una elegida. Poder salvarle o mejorarle la vida a alguien, así no lo conozcas, es una sensación única”, dijo la comprovinciana. El escritor mexicano Alfonso Reyes afirmaba: “Cuando una mano se alarga para pedirme algo, pienso que esa mano puede ser, mañana, la que me ofrezca un vaso de agua en mitad del desierto”.

Comentarios