Se encendieron las alarmas por los fallos del árbitro contra San Martín

La polémica actuación de Comesaña en el partido con Riestra puso a los jueces en el centro del debate

15 Feb 2018
2

RESIGNADO. Galeano sonríe de impotencia mientras Comesaña le muestra la tarjeta roja, en una de las polémicas de la tarde. foto de Matias Napoli Escalero

“Sabía que iba a pasar algo así en este estadio. Pero no quiero hacer grande a un tipo que no tiene dignidad en el fútbol”. La frase de Rubén Forestello, a la salida del vestuario visitante en Lomas de Zamora tras el 0-3 contra Riestra, encendió la polémica.

El DT estaba enfurecido con lo que había pasado dentro del campo. Más allá de la pobre imagen que dejó su equipo, el nudo en la garganta era por el desempeño del árbitro Lucas Comesaña.

Pero no era algo nuevo. La delegación “santa” llegó al Eduardo Gallardón, la casa de Los Andes que tuvo como inquilino el lunes a Riestra, sabiendo que podía toparse con el panorama con el que finalmente se topó.

El juez venía de protagonizar una polémica “gigante” una semana antes. Dirigiendo el duelo entre UAI Urquiza y Barracas Central (equipo de Claudio Tapia, presidente de AFA, que estuvo en cancha ese día) cobró un penal dudoso a favor de Barracas y le expulsó dos jugadores a UAI. Así, la visita pudo ganar 2 a 1 un duelo complicado para quedar cerca de la cima del torneo.

Por eso, en San Martín tenían “mala” espina. Más teniendo en cuenta el manejo que tuvo Riestra, durante el último tiempo en AFA. Lo cierto es que, más allá de que San Martín fue una sombra que paseó por el estadio del “Milrayitas” tras el 1-0 a favor del local, la tarea del juez dejó más dudas que certezas.

Comesaña pitó un penal más que dudoso a favor de Riestra; expulsó a Juan Galeano por un “codazo” y antes de la media hora ya le había mostrado tarjeta amarilla a tres jugadores claves en San Martín: los centrales, Lucas Acevedo e Ismael Benegas y el volante central Lucas Bossio.

Pero eso no fue lo único “raro” del caso. La web oficial de AFA publica los días viernes las ternas completas para el fin de semana y, o casualidad, en esta ocasión no apareció nada. En San Martín se enteraron que (Mauricio Flores y José Barranco (asistentes) y Pablo Giménez (cuarto árbitro) iban a acompañar a Comesaña cuando llegaron al estadio.

Por ese motivo el vestuario visitante fue el mismísimo infierno tras la derrota y la tarea del juez, que no fue parado pese a la polémica tarea y este fin de semana controlará el juego entra Atlanta y San Miguel por la Primera B Metropolitana.

Víctor Stinfale, presidente de Riestra y ex abogado de Diego Maradona, mueve los hilos para tratar de que a su equipo le quiten totalmente la sanción por el polémico ascenso ante Comunicaciones (ya le redujeron de 20 a 10 puntos). Y, con el guiño de que podría llegar a buen término sus operaciones, intenta que su equipo sume puntos para evitar un descenso que parecía sentenciado de antemano.

Pero San Martín parece no ser el único que sufrió fallos arbitrales.

En Carlos Casares están que braman. El sorprendente Agropecuario no pudo ganar desde la reanudación del torneo y todos los dardos apuntan contra los hombres de negro. Es más, en una publicación del diario deportivo digital www.orsaicasares.com.ar, aseguran que los clubes del interior pagarán los “platos rotos” por oponerse a la supuesta reforma de la B Nacional.

La idea de los clubes bonaerenses es hacer desaparecer la B Nacional y abaratar los costos jugando interior por un lado y metropolitana por el otro. En la cumbre que se realizó en AFA, los dirigentes de los clubes indirectamente afiliados pusieron el grito en el cielo. Y en Carlos Casares apuestan a que eso puede influir en la cuestión.

Lo cierto es que en La Ciudadela tendrán que comenzar a “atar cabos” y prepararse para lo que viene. Que puede ser bastante “negro”.

Comentarios