Nueve diputados, seis bancadas y tres interbloques

Cano, Ávila y Garretón, dentro del paraguas de Cambiemos; cuatro peronistas con los gobernadores y un “sobreviviente” kirchnerista.

07 Dic 2017

El inicio de la segunda mitad del mandato encontrará a los representantes tucumanos en el Congreso fragmentados. Un indicio de esa inédita situación se vio ayer, tras la jura de los cuatro diputados electos el 22 de octubre: Gladys Medina y Pablo Yedlin, por el Frente Justicialista; y José Cano y Beatriz Ávila, por Cambiemos.

La división de “identidades” se torna mucho más palpable en la alianza que responde al Gobierno nacional. En ese lote se inscriben los electos Cano y Ávila, pero también Facundo Garretón y María Teresita Villavicencio (transitan ya la mitad de su mandato).


Son cuatro los referentes tucumanos del espacio macrista, y todos estarán en bancadas diferentes aunque cobijados -al menos tres de ellos- dentro del interbloque de Cambiemos. Así, Cano se sumará al bloque de la Unión Cívica Radical, que cuenta con 41 escaños. Garretón, en tanto, se mantendrá dentro de la bancada Unión PRO, que con el recambio de mitad de mandato pasará a tener 41 miembros. La peronista Ávila, en cambio, ocupará un unibloque denominado PJS-Cambiemos para el Bicentenario. La sorpresa la dio la radical Villavicencio, quien ya con la mitad del mandato sobre sus espaldas, decidió sumarse al bloque Evolución, conducido por el ex embajador Martín Lousteau. El nuevo espacio, de cuatro integrantes, será un aliado crítico de la gestión nacional.

Con la Casa de Gobierno

La situación en el oficialismo tucumano también viró con el recambio. El quiebre más notorio se produjo a partir de la escisión entre el kirchnerismo y los gobernadores del peronismo.


Juan Manzur acordó con sus pares Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Hugo Passalacqua (Misiones), Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Carlos Verna (La Pampa) la conformación del interbloque Argentina Federal, que ya suma 31 diputados.

El oficialismo provincial cuenta en la Cámara Baja con cinco diputados, pero uno se quedará en el Frente para la Victoria. Se trata de Marcelo Santillán, ya con dos años de gestión, que ratificó su identidad kirchnerista. La sorpresa la dio la “cristinista” Alicia Soraire, que estampó su firma en la nota de creación del Bloque Justicialista por Tucumán. Esta nueva bancada será integrada también por los noveles Yedlin y Medina, y por el famaillense José Fernando Orellana, que dejará así su unibloque Primero Tucumán.

De esa manera, Manzur le aportará cuatro diputados al interbloque alineado a la Liga de Gobernadores peronistas.

Comentarios