La esposa de un marino escribió un poema para todos los tripulantes que pasaron por el ARA San Juan

El texto les rinde homenaje a los primeros submarinistas que lo abordaron, en 1985, y a las 44 que desaparecieron 20 días atrás.

05 Dic 2017

Gabriela Cepeda es la esposa de Daniel Cepeda, uno los 34 marinos que participó del primer viaje del ARA San Juan. Fue en 1985, cuando partieron de Alemania, donde había sido construido el submarino, hacia el puerto de Mar del Plata.

El submarino ARA San Juan hizo ocho llamadas el día de la explosión

Cuando el ARA San Juan desapareció en el fondo del mar argentino, 32 años después, la mujer quiso homenajear a todos los tripulantes que, como su marido, pasaron alguna vez por el submarino. El poema que escribió lleva como título "Adiós gigante de acero".


"Yo te despido San Juan como se despide a los grandes, con humildad y en silencio. Yo te despido San Juan, con ese gesto triste que dejabas en los que llevabas a bordo y en los que dejabas en la dársena", escribió Cepeda en las primeras líneas del texto que empezó a propagarse por las redes sociales y que fue publicado por varios medios.

El ministro de Defensa confirmó que los tripulantes del ARA San Juan "están todos muertos"

"Siempre serás recordado como el glorioso San Juan, el que forma parte de cientos de anécdotas de esos submarinistas, que no dejan ni dejarán de hablar de vos. Yo te despido San Juan con un gracias, por todo lo que nos diste, gracias, por ser parte de mi historia", cierra el poema.


El vocero dijo que quizá nunca se sepa qué le pasó al San Juan
El vocero dijo que quizá nunca se sepa qué le pasó al San Juan


El poema completo

"Adiós, gigante de acero"

Yo te despido San Juan como se despide a los grandes, con humildad y en silencio. Yo te despido San Juan, con ese gesto triste que dejabas en los que llevabas a bordo y en los que dejabas en la dársena.

Yo te despido San Juan con la sonrisa de las anécdotas de todos los que surcaron el mar en tu regazo, los que te conocieron desde antes de tocar el mar tuvieron la fortuna de recorrerte por lugares recónditos de tu estructura que para otros ni siquiera fueron pensados.

Casi como en secreto, detrás de ciertos equipos, algunos con pintura indeleble escribieron sus nombres y fechas de cuando te estaban armando allá, en Alemania, por los 80's.

Para que aparecieran algún día cuando pasaras a desguace.

¡Vaya treta que te jugó el destino!

Yo te despido San Juan con la rivalidad que siempre tuviste con tu gemelo idéntico, el Santa Cruz.

Pero te digo algo… Para mí fuiste único.

Yo te despido San Juan con mis hijos sentados en la silla del sonar que su padre tanto quiso y mirando con la fascinación que sólo puede tener la mirada de un niño a través del periscopio.

Yo te despido San Juan con las risas de los festejos de cumpleaños, navidades, años nuevos, despedidas de solteros, nacimientos. Yo te despido San Juan con la ropa con "olor a submarino" que Dany traía casi a diario y que era imposible de tapar.

Te despido porque sé que diste lo mejor que pudiste, y todos los que pasaron por vos pusieron el alma, y éstos 44 pusieron su vida.

Siempre serás recordado como el glorioso San Juan, el que forma parte de cientos de anécdotas de esos submarinistas, que no dejan ni dejarán de hablar de vos.

Yo te despido San Juan con un Gracias, por todo lo que nos diste, Gracias, por ser parte de mi historia.

Adiós gigante de acero.

¡Viva la Patria!



Comentarios