Se fue un impulsor de la citricultura

José Luis Foguet, Perito Agrónomo que nació en 1930 en Tucumán, dedicó casi toda su vida a la investigación agrícola de una actividad que tanto amaba como la citricultura. Falleció hace unos días. Fue un hombre fundamental para el desarrollo del sector citrícola nacional, con una ardua, perseverante e incansable labor de investigación.

02 Dic 2017

›› REPORTE RURAL

De manera permanente publicamos en esta columna diversos temas sobre las actividades productivas locales y regionales, relacionados a cuestiones técnicas y de políticas agropecuarias en la que se busca que esta información le sirva al productor para que pueda informarse y, a la vez, pueda servirle de reflexión de los temas tratados y que, en definitiva, le sirva para poder pensar y accionar sobre los temas abarcados aún si no estuviera de acuerdo con lo que se escribe.

En esta oportunidad, como pocas veces lo hemos hecho, es necesario opinar sobre personalidades que trabajaron, estudiaron, investigaron, desarrollaron y que se pusieron al servicio de la comunidad productiva, para brindar todo su conocimiento en beneficio de un sector.

En esta oportunidad es necesario brindar un homenaje a José Luis Foguet, Perito Agrónomo que nació en 1930 en Tucumán y que se dedicó casi toda su vida a la investigación agrícola de una actividad que tanto amaba como la citricultura y que falleció hace unos días.

Fue un hombre fundamental para el desarrollo del sector citrícola nacional con una ardua, perseverante e incansable labor de investigación, que realizó desde diversos ámbitos laborales donde trabajó, mostrando su gran capacidad de innovación.

Foguet inició su carrera profesional en el año 1957, como técnico de la Sección Fruticultura de la entonces Estación Experimental Agrícola de Tucumán. Recorrió todos los escalones de la Carrera de Técnicos e Investigadores de la Eeaoc, desde Ayudante Técnico a Director Técnico de esta institución, recibiendo finalmente la designación de Investigador Emérito.

Es interesante conocer la labor realizada con esfuerzo y tesón para lograr hacer la primera exportación de cítricos desde Tucumán, cuando en 1961, desde la Eeaoc, junto con Enrique Stein, tuvieron la gran idea de enviar una pequeña muestra de naranjas a Europa, con frutas de la Eeaoc que se cosecharon y empacaron en una propiedad de la sucesión de Don Alfredo Guzmán. Una muestra de 40 cajas fue enviada a Alemania, donde llegaron en perfectas condiciones luego de un largo viaje. Esa pequeña exportación puso en evidencia que enviar frutas al exterior era factible y que llegaría en buenas condiciones, con una calidad por ese entonces muy competitiva con lo que había en el mercado mundial.

A partir de esta primera experiencia, fue casi una obsesión para José Luis Foguet la instalación de un packing en el predio de la Eeaoc, para efectuar ensayos de exportación de fruta cítrica. El 17 de noviembre de 1970 se concretó la inauguración del empaque en El Colmenar, y ya fallecido Stein, su señora Soledad Ardiles tomó la posta de su marido y con su cuñado, Roberto Stein, que era exportador, firmaron un convenio con Foguet, desde la Eeaoc, para realizar la primera exportación de limones. La marca que se eligió fue Citrustein.

A partir de 1968, Tucumán contaba con una producción creciente de limones cercana a las 150.000 toneladas. Si bien funcionaban las fábricas SA San Miguel, Vicente Trapani y Citromax, ya se vislumbraba un exceso de producción para los años venideros y la exportación parecía la salida adecuada. La exportación de limones comenzó en junio de 1971, y fue la primera vez que en el NOA se preparó fruta con todo el proceso completo.

Esta primera experiencia exportadora fue positiva y los involucrados concluyeron que, a pesar de las limitaciones que había en ese momento, tenían que seguir adelante con el proyecto y mantener una importante voluntad exportadora. Entendían que por allí pasaría el futuro de la actividad citrícola tucumana, sobre todo para buscar una salida a la complementación de la industria.

Sin duda que la realidad actual de la actividad citrícola es lo que es por el esfuerzo y tesón de técnicos que, como Foguet, dieron su vida para lograr el potencial que hoy tiene la citricultura en la provincia.

Agradecimiento

Finalmente, queremos decir que José Luis Foguet fue galardonado por la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria al incorporarlo como Miembro Correspondiente, acto en el recientemente fallecido profesional manifestó, en su discurso, que todo lo que consiguió fue no solo por mérito propio sino también por quienes trabajaron codo a codo junto a él, para lograr los objetivos trazados que incluso superaron las expectativas iniciales que tenían.

“Si he tenido méritos suficientes para recibirla, debo compartirlos con quienes me toleraron durante todos estos años, dedicados a la citricultura, en especial mi esposa, mis hijos, mis amigos, mis familiares y todos aquellos técnicos y productores con los cuales compartimos muchas jornadas de laboratorios, empaques y quintas”, expresó ese día.

En este discurso también recordó a la Escuela de Agricultura y Sacarotecnia y a la Eeaoc, como las instituciones que influenciaron marcadamente en su formación profesional.

Sin duda que todo lo realizado por este excelente profesional perdurará en el recuerdo de quienes tuvieron la suerte de trabajar a su lado, pero sobre todo lo seguirá recordando la Citricultura Nacional por la realidad que actualmente tiene debido al esfuerzo tesonero de personas cono José Luis Foguet.

Comentarios