Panorama Tucumano: algunos difieren la maternidad

09 Nov 2017

Algunos difieren la maternidad
 
En nuestro país se realizan más de 20.000 tratamientos de fertilización asistida por año y el 70% de ellos proviene de pacientes mayores de 35 años. Es que la necesidad de ser madre llega para muchas mujeres después de esa edad, cuando han logrado establecerse en lo económico y profesional. Sin embargo, la posibilidad de un embarazo presenta algunas dificultades cuando la mujer se hace más grande. “Es que la fertilidad decae debido a un proceso de envejecimiento de los óvulos” explica Cristian Alvarez Sedó, director del laboratorio de fecundación in vitro de Fertilia.
“En los 80, la mujer tenía su primer hijo, en promedio, a los 27 años. Treinta años después la edad se incrementa y las mujeres son madres recién después de los 31”, agrega.  
Esta postergación de la maternidad ha impulsado numerosas consultas  y es allí cuando surgen como alternativa los tratamientos de reproducción asistida de alta complejidad. La criopreservación de óvulos es una de las técnicas más difundidas y consiste en congelar los ovocitos en nitrógeno líquido a una temperatura de -196 grados centígrados. “Una embrióloga  pasa los óvulos por distintas soluciones que contienen agentes crioprotectores para que la célula se preserve dentro del nitrógeno líquido, sin que se formen cristales de hielo que puedan romperla”, resume Álvarez Sedó. Los expertos sostienen que la edad ideal para realizar este tratamiento es antes de los 35 años.
En mujeres de 30 años las posibilidades de embarazo están por encima del 40%. Después de los 35 las chances de concebir descienden entre un 38-35 por ciento.  Y a los 38 años la cifra baja aún más y se ubica en un 20 %.  
Teniendo en cuenta que la sobrevida de los óvulos es del 95%, la tasa de embarazo con los óvulos criopreservados tendrá que ver con la edad en la que se congelaron.
Envejecimiento
La maternidad diferida tiene además otras consecuencias. Alvarez Sedó advierte sobre las bajas en el valor de recambio poblacional e indica que la tasa de natalidad en nuestro país ha disminuido a 1.8 en 2017. “Si tenemos en cuenta que en  1980 la tasa era de un 2%, hoy esa cifra está por debajo del valor de recambio de la población -explicó-. La población está envejeciendo”.

En nuestro país se realizan más de 20.000 tratamientos de fertilización asistida por año y el 70% de ellos proviene de pacientes mayores de 35 años. Es que la necesidad de ser madre llega para muchas mujeres después de esa edad, cuando han logrado establecerse en lo económico y profesional. Sin embargo, la posibilidad de un embarazo presenta algunas dificultades cuando la mujer se hace más grande. “Es que la fertilidad decae debido a un proceso de envejecimiento de los óvulos” explica Cristian Alvarez Sedó, director del laboratorio de fecundación in vitro de Fertilia.
“En los 80, la mujer tenía su primer hijo, en promedio, a los 27 años. Treinta años después la edad se incrementa y las mujeres son madres recién después de los 31”, agrega.  
Esta postergación de la maternidad ha impulsado numerosas consultas  y es allí cuando surgen como alternativa los tratamientos de reproducción asistida de alta complejidad. La criopreservación de óvulos es una de las técnicas más difundidas y consiste en congelar los ovocitos en nitrógeno líquido a una temperatura de -196 grados centígrados. “Una embrióloga  pasa los óvulos por distintas soluciones que contienen agentes crioprotectores para que la célula se preserve dentro del nitrógeno líquido, sin que se formen cristales de hielo que puedan romperla”, resume Álvarez Sedó. Los expertos sostienen que la edad ideal para realizar este tratamiento es antes de los 35 años.
En mujeres de 30 años las posibilidades de embarazo están por encima del 40%. Después de los 35 las chances de concebir descienden entre un 38-35 por ciento.  Y a los 38 años la cifra baja aún más y se ubica en un 20 %.  
Teniendo en cuenta que la sobrevida de los óvulos es del 95%, la tasa de embarazo con los óvulos criopreservados tendrá que ver con la edad en la que se congelaron.
Envejecimiento
La maternidad diferida tiene además otras consecuencias. Alvarez Sedó advierte sobre las bajas en el valor de recambio poblacional e indica que la tasa de natalidad en nuestro país ha disminuido a 1.8 en 2017. “Si tenemos en cuenta que en  1980 la tasa era de un 2%, hoy esa cifra está por debajo del valor de recambio de la población -explicó-. La población está envejeciendo”.


Comentarios