Según un informe de la UCA, los varones adultos mayores privilegian la salud, mientras las mujeres reclaman afecto

Uno de cada cuatro adultos argentinos siente malestar psicológico.

01 Nov 2017
1

DEUDA. El informe señala que los “viejos” necesitan contención social. Foto de Archivo.-

Felicidad y bienestar no son sinónimos, pero ambos términos remiten a la percepción de “sentirse bien”. Y lo que en el pasado pertenecía a la esfera de la intimidad, porque era considerado “pura subjetividad”, desde hace unas décadas es objeto de mediciones estadísticas en todo el mundo. Según un flamante informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA), casi uno de cada 10 argentinos se siente “poco o nada feliz” (el 9.7% de la población total). Y esa sensación crece entre los adultos y llega a su valor más alto (13,2%) entre los adultos mayores, advierte el trabajo que realizó la UCA en alianza con la Fundación Navarro Viola y el Banco Supervielle. Sin embargo, ese guarismo del 13,2% se duplica (26,6%) cuando se trata de mayores con carencias de apoyo afectivo.

La falta de proyectos, la condición económica y educativa, la soledad y el género son algunas de las variables que se han considerado en la investigación, que cubrió los aglomerados urbanos más importantes del país, incluido el Gran San Miguel deTucumán.

También se indaga cómo influye la falta de información (apoyo social informacional) y de apoyo instrumental (cuidadores, eficacia del PAMI, entre otras “patas”de la red) en la sensación de bienestar o malestar psicológico. En esa dirección, se enfatiza sobre la importancia de que el Estado atienda estos datos: tres de cada 10 argentinos de cualquier edad dicen carecer de un buen apoyo de información para su vida; pero ese guarismo trepa al 39,5% en el caso de los adultos mayores. En el ítem “apoyo instrumental”, el 32% de la población total se queja de falta de apoyo; y el porcentaje trepa al 32,5% cuando opinan los adultos mayores, que son, precisamente, los que más apoyo necesitan en esos aspectos.

Entre las conclusiones, se señala que uno de cada cuatro mayores en la Argentina -1,5 millón de personas- no tiene oportunidades de pensar proyectos personales, “entendiendo los mismos como los que permiten proyectarse hacia el futuro aunque sea cercano, más allá del día a día”.

A su vez, el déficit de proyectos personales se incrementa entre las personas de edad más avanzada- 75 años y más-, entre quienes viven solos, entre quienes tuvieron menos oportunidades educativas y también a medida que se desciende de estrato socioeconómico.

¿Le piden lo mismo a la vida los adultos varones y las mujeres de ese segmento? Según el informe de la UCA, no. “Se verifica que para los varones mayores los principales factores que contribuyen a explicar el sentimiento de felicidad están dados por el estado de salud, luego por la satisfacción de necesidades de atención en salud y el apoyo social afectivo, seguido por la satisfacción de necesidades económicas y el hecho de tener o no amigos cercanos -detalle el informe-. A diferencia de ellos, para las mujeres mayores los factores que más pesan son el apoyo social afectivo, las necesidades económicas y de atención en salud, seguidos por el estado de salud y el tipo de hogar”.

Comentarios