Diez puntos para entender el rito de la ordenación del padre Carlos Alberto Sánchez

La ceremonia será hoy a las 20 en el estadio de Atlético. Empanadeada.

13 Oct 2017
2

LA PREVIA. El padre Carlos junto al cardenal Villalba y a monseñor Chávez. LA GACETA / FOTO DE ANALÍ A JARAMILLO.-

Esta noche Tucumán tendrá su nuevo arzobispo. El padre Carlos Alberto Sánchez será ordenado a las 20, en el estadio de Atlético Tucumán. Los consagrantes serán el cardenal Luis Villalba, y los obispos Alfredo Zecca, Melitón Chávez, José María Rossi y Luis Urbanc. Al final habrá una empanadeada, por lo que se pide a los fieles que lleven empanadas ya cocinadas.

La ceremonia de ordenación seguirá el siguiente orden:

1- Se invoca al Espíritu Santo con un canto adecuado.

2- Dos presbíteros pedirán al obispo consagrante principal (el cardenal Luis Villalba) la ordenación del candidato al Episcopado.

3- Se lee la bula papal.

4- El consagrante principal hará una catequesis al Pueblo de Dios y dirigirá una reflexión al obispo electo.

5- Se interrogará al candidato acerca de sus disposiciones para el cumplimiento del oficio que le será encomendado.

6- El obispo electo se postrará (se tumbará en el piso) y se cantarán las letanías de los Santos. Esta postura corporal es un signo de humildad, penitencia y súplica ante Dios.

7- En silencio el obispo consagrante principal impone sus manos sobre la cabeza del electo. Luego hacen lo propio todos los obispos presentes.

8- Se impondrá el Libro de los Evangelios abierto sobre la cabeza del obispo electo, y se dirá la Oración Consecratoria, parte de la cual la pronunciarán todos los obispos presentes.

9- El nuevo obispo es ungido con crisma, recibirá los Evangelios y las insignias de su oficio: el anillo, la mitra y el báculo.

Será entronizado en la cátedra y luego recibirá el saludo de paz de los obispos presentes.

10- La misa continúa como de costumbre. (Después de la comunión el nuevo obispo recorrerá el predio, bendiciendo la asamblea.)


¿Quién es Alberto ánchez?

- Nació el 24 de abril de 1963 en Tucumán.

- Estudió en el Seminario Menor y en el Seminario Mayor Nuestra Señora de La Merced y San José.

- Fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1988 en la Catedral por monseñor Horacio Alberto Bózzoli, arzobispo de Tucumán.

- Fue vicario de las parroquias Inmaculado Corazón de María, Santísimo Sacramento, San Pío X y Nuestra Señora de Luján, de la capital, y de Nuestra Señora del Rosario, en Burruyacu.

- Desde 2011 fue párroco de La Victoria-Basílica Nuestra Señora de La Merced.

- Fue rector del Seminario Menor San José y director espiritual del Seminario Mayor.

- De 2007 a 2011 fue vicario general de la Arquidiócesis de Tucumán.

- Entre 2012 y 2014 fue vicario episcopal para la Pastoral.

- Integró desde los inicios el equipo arquidiocesano de Pastoral Vocacional.

- Fue profesor de Introducción a la Sagrada Escritura y de Teología Moral en el Instituto Superior de Ciencias Sagradas Santo Toribio de Mogrovejo, y de Teología Pastoral en el Seminario Mayor.

- Integró el Secretariado Nacional de Formación Permanente de los Sacerdotes que depende de la Conferencia Episcopal.

- Fue miembro del Colegio de Consultores.

Curas y monjas que formaron al arzobispo

La parroquia, el barrio y la familia. En estos tres ámbitos giraba la vida del padre Carlos Alberto Sánchez hasta que ingresó al Seminario Menor, a los 10 años. Hasta entonces, su guía espiritual y confesor era el padre José Ricardo Arbó, párroco de Nuestra Señora de Villa Luján. Luego del empujón inicial, el futuro arzobispo de Tucumán recibió la influencia de dos congregaciones que estuvieron a cargo de los seminarios Menor y Mayor: las Misioneras Siervas de San José, que estaban a cargo de la cocina y se encargaban de recibir a los pequeños, y la Hermandad de los Sacerdotes Operarios Diocesanos del Corazón de Jesús, que estuvieron a cargo de los seminarios Menor y Mayor de Tucumán durante 59 años.

Las religiosas representaron la presencia materna que recibió el pequeño Carlitos a tan corta edad. Los primeros siete años los pasó en ese edificio ubicado al pie del cerro, donde recibía formación espiritual y escolar. Fue el lugar donde conoció a sus grandes amigos. En los siete años de formación sacerdotal en el Seminario Mayor forjó vínculos con los sacerdotes operarios que le duraron toda la vida.

Los padres Jesús Morera, José Arribas, Constancio Sánchez (que reside en Buenos Aires) y Julián Alonso (que vive en La Rioja) recibieron al padre Sánchez en el Seminario Menor en marzo de 1974. Al año siguiente se incorporarían dos jóvenes sacerdotes que serían los grandes guías espirituales en la formación del joven Carlos: los padres José Manuel Murga y Eusebio Pascual Cabrero, que lo acompañaron hasta su egreso. Otros sacerdotes que influyeron positivamente en el obispo electo fueron el ex rector padre Silverio Moreira y el inolvidable cura Martín Martín Martín.

En Esta Nota

Carlos Sánchez
Comentarios