El mercado sigue con atención los efectos del “riesgo político” electoral

23 Jul 2017

La Argentina se ha caracterizado por ponerle dramatismo a la economía. Así, por caso, en tiempos de endeudamiento y de incumplimientos, el mundo miraba con detenimiento el riesgo país y la calificación del país como deudor. Ahora, en tiempos de correcciones económicas y de procesos electorales, el mercado comenzó a adoptar otra variable: el “riesgo político”.

Durante el último año y medio, se evidenció en el país un posicionamiento estratégico en inversiones en pesos. En parte por una mejor expectativa sobre el posible rumbo de la economía; en parte, por esa suerte de voto de confianza que el mercado le da a una gestión que adopta ciertas políticas económicas para combatir la inflación y expandir la actividad. Sin embargo, como advierte el economista Gustavo Neffa, socio y director de Research For Traders, esa luna de miel se cortó con tres golpes: la investigación en Brasil por casos de corrupción, la decisión de MSCI de no promover a la Argentina a país emergente desde la categoría de mercado fronterizo y tercero el riesgo político que implica el rearmado del kirchnerismo en Buenos Aires.

En diálogo con DINERO, Neffa considera que, a menos de un mes de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), “no se advierte un cambio de humor en el apetito de las inversiones”. De hecho, el economista considera que la apreciación del tipo de cambio de los últimos días (el viernes, el dólar cerró en un precio histórico de $ 17,66 en el mercado minorista) y la fiebre por las Lebac, lucrativas para el corto plazo, responde a aquel riesgo político. Por esa razón, cree que las PASO serán fundamentales para establecer si el mercado mantiene o cambia el humor de las inversiones. De todos modos, Neffa sostiene que no se percibe un escenario de tipo de cambio en alza a la velocidad de estos días porque, a su criterio, chocaría con las tasas que están en aumento.

Variables

Ahora bien, hay quienes sostienen que la suba del dólar responde al “efecto Cristina”. Según el economista Adrián Ravier, esta hipótesis es difícil de ser sostenida porque, en ese fenómeno, de incremento del tipo de cambio, influyen varios factores:

• El medio aguinaldo que los asalariados reciben en julio genera siempre capacidad de ahorro y más demanda de dólares.

• Las vacaciones de invierno impulsan demanda de dólares para viajar al exterior.

• El Banco Central sigue emitiendo pesos para comprar los dólares que entran al Tesoro y a las provincias vía endeudamiento.

La pregunta siguiente que se hacen los agentes económicos es si la divisa estadounidense seguirá expandiéndose hasta fines de año, más allá de los $ 18 por unidad que estimó la gestión del presidente Mauricio Macri en el Presupuesto Nacional 2017.

“Los analistas coinciden en que el dólar no debería superar por mucho la barrera de los $ 18, salvo que el “efecto Cristina” sea real, y las encuestas confirmen una mayor diferencia frente al oficialismo”, indica Ravier. La tesis de que Cristina jamás podría ganar una elección nacional por el 6 % de rechazo con el que cuenta y que su resurgimiento es funcional a la reelección de Macri en 2019 resulta una hipótesis plausible para el mercado, puntualiza. “Al menos por ahora”, completa.

Demasiada cautela

Entre algodones, los inversores esperan que, más allá de las encuestas que hasta ahora se difundieron, sea el propio electorado que dé su veredicto en el sondeo que el mercado considera fundamental: las PASO.

“Creo que hoy estamos viendo un escenario de mucha cautela”, indica el analista financiero Christian Buteler, que aclara que no se puede hablar de histeria entre los operadores.

Lo que se observa es que, en los últimos meses, hubo cierta inclinación hacia las Letras del Banco Central (Lebac), porque dejaba una buena diferencia en dólares. Pero ahora, señala Buteler, los inversores empiezan a retirar las ganancias y dolarizar sus carteras. “Los resultados de las encuestas no se están dando como gran parte de los inversores quisieran para un distrito grande como Buenos Aires; pero creo que, más que las elecciones de medio turno de octubre, la fecha clave es el 13 de agosto, el de las PASO”, manifiesta.

El rally de las Lebac, así lo demuestra: el 95% de los vencimientos de las letras se concentran antes de la convocatoria a elecciones para la renovación parlamentaria en la Argentina (ver infograma).

Al igual de lo que opina Ravier, Buteler considera que la expansión del tipo de cambio respondió al efecto del aguinaldo, una situación analizada como genuina porque, en este período, la economía necesita más dinero. “No me parece que el tipo de cambio traiga problemas. Creo sí que, en alguna medida, va a tener un impacto en la inflación, como en otras ocasiones, cuando subió el combustible o cuando se reacomodaron las tarifas de los servicios”, dice. Mirándolo en perspectiva, el analista sostiene: “creo que el dólar ha sido uno de los activos que menos subió en la era Macri”.

Mientras tanto, esquema de flotación (el juego libre de la oferta y la demanda) continúa aportando variablilidad a la cotización de la divisa estadounidense, con la ausencia plena de intervenciones del Banco Central en el mercado cambiario. Así se desenvuelve la economía y el mercado, mirando de reojo lo que sucede con la política.

Comentarios