Tucumán 2030

17 Jul 2017 1 53

Julio Augusto Picabea - Abogado

Existen factores que son determinantes para el desarrollo económico y humano de un país, como ser la educación, la cultura, los recursos naturales y - tal vez el más preponderante - las instituciones. Pero la buena calidad institucional debe ir acompañada de una gestión planificada. En otras palabras, los gobiernos requieren de un planeamiento estratégico que los oriente en la búsqueda del desarrollo humano y el crecimiento económico. Planificar significa delinear un proyecto de desarrollo futuro para la comunidad en la cual se gobierna. Esto requiere: establecer una visión de desarrollo - realista, posible, y con participación de la ciudadanía- y determinar los ejes estratégicos sobre los que se trabajará para alcanzar la visión propuesta. Pero antes de elaborar los mencionados ejes, es menester para los gobernantes tener una visión cabal de la realidad que rodea a la comunidad. La etapa del diagnostico (que requiere sinceridad), impone a los gobiernos la obligación de formularse 3 preguntas claves: ¿Dónde estamos? ¿A dónde queremos llegar? y ¿Cómo vamos a llegar? El resultante de estos interrogantes otorgará el contenido al plan de desarrollo, y a los ejes estratégicos para alcanzarlo. Además, la planificación estratégica es determinante si se quiere tener noción de los resultados de una gestión, ya que va a permitir medir el grado de eficacia de las políticas públicas en contraste con los ejes establecidos para llegar a la visión de desarrollo propuesta. En resumen, un paradigma de gestión orientado a resultados, pasando del modelo burocrático weberiano (procedimental), hacia un modelo de estado más eficaz y eficiente (resultadista).

El Gobierno de la Provincia de Tucumán ha trabajado en la elaboración de unos “Lineamientos Estratégicos para el Desarrollo de Tucumán 2016-2030”. La elaboración de este plan de desarrollo comenzó en el año 2006 y ha sido objeto de numerosas modificaciones hasta la fecha. Es un plan ambicioso que contempla ejes en materia de pobreza, trabajo decente, infraestructura social básica, salud, escolarización, energía, innovación tecnológica, turismo, y medio ambiente. Si uno consulta el “Portal Led” (led.tucuman.gob.ar) observará que en materia de pobreza el objetivo establecido es “reducir la incidencia de la pobreza al 5% en el 2020”, objetivo que hoy se torna inalcanzable, ya que según la última medición del INDEC (realizada sobre conglomerados urbanos en el segundo semestre del 2016), en el Gran Tucumán un 27,7% de personas son pobres (877.940 personas), lo que equivale a un 21,2 % de los hogares (247.420 hogares). En lo que respecta al índice de indigencia, el objetivo del plan es “bajar la incidencia a 0 % para el 2020”. Otra meta inalcanzable. Sin ánimos de incurrir en una crítica no constructiva de estos lineamientos de desarrollo, entiendo que el plan contempla metas poco realistas en algunas cuestiones, y que hay materias que es menester incorporar a la “matriz estratégica”, como ser: seguridad, modernización del estado y reforma política.

La planificación es importante ya que ordena la gestión y la orienta a resultados. En Tucumán no debe descuidarse y debe fortalecerse, tanto a nivel provincial, como a nivel municipal. Pero debe expresar siempre una visión de desarrollo realista y alcanzable. Lograr progresos que gocen de un horizonte temporal amplio y redunden en un beneficio para las generaciones venideras requiere de tiempo y seriedad. Es digno de destacarse el acercamiento reciente entre la Provincia y el Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES), para trabajar en el proceso de actualización de los lineamientos de desarrollo. Es menester aprovecharlo. Planificar, además, abre el camino hacia un debate público de mayor calidad, ya que permite enfocarse en la búsqueda de los ejes programáticos establecidos, dejando de lado discusiones de orden político, muchas veces absurdas y retrogradas. Por otra parte, es clave dejar de pensar en términos electorales por un rato, y someter a conocimiento de la ciudadanía donde estamos (diagnostico) y hacia donde vamos (visión de desarrollo).

La comunidad en su conjunto debe conocer y participar en la elaboración de la visión futura. Tal como se mencionó anteriormente, hay cuestiones que necesariamente deben constituirse en ejes del plan de desarrollo de Tucumán, comenzando por la seguridad, con carácter prioritario, y continuando con la modernización del estado y la reforma política, materias que hoy se encuentran ausentes.

Pensar, debatir, y planificar estratégicamente y a conciencia los próximos años, es clave si aspiramos (y soñamos) con una Provincia de Tucumán moderna, pujante, sustentable y con mayor igualdad de oportunidades.

1 Comentarios

Comentarios 1

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte

Más recientes

mediosx #1 18 Jul 2017 00:09 Hs

Coincido plenamente con Picabea. Su artículo es de manual. En la década infame del alperovichismo hubo un pomposo plan estratégico ahora hay otro, ambos elaborados por los mismos técnicos. Lo que no dice Picabea es la matriz de corrupción cortoplacismo y electoralismo que convierte a esos planes en letra muerta.