Para Maricel Alvarez, “la performance no debe perder su espíritu irreverente”

La actriz y docente se mueve entre distintas disciplinas, mientras defiende los espacios de entrenamiento creativo.

20 Jun 2017 46
2

PURA ENERGÍA. Maricel Álvarez está trabajando diferentes propuestas artísticas en paralelo, sin encasillarse.

Maricel Álvarez no descansa. La actriz, performer, docente y varias cosas más, desarrolla en paralelo distintos proyectos que van desde lo independiente (como con La Columna Durruti, un grupo iconoclasta de acciones performáticas) hasta los ensayos para protagonizar en el oficial teatro San Martín de Buenos Aires, “Orlando. Una ucronía disfórica”, con texto y dirección de Emilio García Wehbi, pasando por la nueva videoinstalación “2.000 piezas/Infinito singular”.

“Mi inquietud me impulsa a moverme entre disciplinas, a trabajar en los pliegues de los diferentes lenguajes, difuminando ciertos límites o alejándome de algunas formas puras. No defino categóricamente si pertenezco a tal o a cual categoría, sea artista escénica o visual, intérprete o creadora, ni si la obra es solamente teatral, performativa o visual”, afirma a LA GACETA. Hace una pausa de su vorágine para venir a Tucumán y dictar, entre hoy y el jueves, un seminario creativo en El árbol de Galeano (Virgen de la Merced 435), organizado por el colectivo Ulmus Gestión Cultural.

- ¿En qué consiste tu taller?

- Propongo crear un espacio de reflexión y de producción, donde los participantes puedan exponer una poética propia y poner de manifiesto las variables formales y conceptuales de sus propuestas. Se trata de un seminario destinado a artistas con formación. Son tres días intensos en los que se desmontan las estrategias creativas de los proyectos bajo análisis y se entrena el cuerpo, al que se lo entiende como una vía de acceso a la producción poética y de sentido. Vamos a abordar algún material textual (no necesariamente dramático) que sirva de disparador para la creación de un boceto teatral, audiovisual, musical, instalativo, performativo, etcétera.

- ¿Se puede crear sin entrenar el cuerpo?

- Depende de la disciplina artística, desde ya. No me imagino a un músico sin el rigor del estudio, sin horas de práctica y ejercitación. Hay prácticas que se potencian en el espacio del entrenamiento, que amplían su campo de acción, como aquellas vinculadas al movimiento. Personalmente reconozco que he podido dominar mis herramientas expresivas gracias a los años de estudio, y que el entrenamiento me ha permitido afinar mi instrumento y empujar algunos de mis límites; así pude expandir mi dominio sobre el territorio en el que me desempeño. Pero el campo artístico ha sido fértil en creadores inmensos que fueron autodidactas, sin formación académica. Y cuyo talento no se ha visto disminuido en lo más mínimo por no haber tenido una educación formal. Fui y sigo siendo una alumna aplicada y curiosa. Pues entiendo que saber no es sólo algo útil, si no también algo bello.

- ¿Cuál es el momento de la performance en la Argentina?

- Hay un renovado interés no sólo en la Argentina, sino en todo el mundo, por la performance como práctica artística. Se propone la revalorización del cuerpo con especial énfasis en la comunicación directa con el espectador en un espacio y tiempo específico. Este interés por el género ha estimulado el surgimiento de plataformas de exhibición, como festivales o bienales que le dan mayor visibilidad y cierta “legitimidad”. Este año he curado la programación internacional de la segunda Bienal de Performance de Argentina y es impresionante el caudal de obras que pude ver y analizar.

- ¿Hay nuevos desafíos en este campo?

- Quizás el mayor dilema al que se enfrenta la performance hoy sea el de no perder aquel espíritu irreverente y radical que la caracterizaba en sus comienzos y en su época de mayor auge. Ganó un lugar de protagonismo en la agenda del circuito del arte hoy. En definitiva, se puso de moda.

- El Periférico de los Objetos marcó una época, ¿pero dejó una escuela?

- Participé como actriz invitada en las dos últimas creaciones del grupo (“La última noche de la humanidad” y “Manifiesto de niños”), activo entre los 90 y hasta 2009. Su impronta estética y su dinámica de producción fue única. No se repitió nada parecido a lo que ellos produjeron, que son hoy piezas de referencia. Aquel despliegue creativo y colectivo se dio en un contexto histórico determinado. Hay que pensar cuáles son los disparadores políticos que hoy puedan provocar una mirada tan radical, tan original e innovadora en términos estéticos como la de El Periférico y detectar en los artistas contemporáneos esa pulsión, esa urgencia

- ¿Qué está pasando en la escena europea que te interese?

- Conozco y me interesa profundamente la escena teatral de Berlín, más que de Europa. La gran mayoría son teatros oficiales curados por artistas que deben programar espectáculos y desarrollar su propio programa estético con riesgos creativos.

› por todos los escenarios
Maricel Álvarez desarrolla su creación artística en los principales teatros de la Argentina y de Alemania, y participó como actriz y directora en numerosos festivales en América y Europa. En cine, secundó a Javier Bardem en “Biutiful”, de Alejandro González Iñárritu, y filmó con Woody Allen.
› Por todos los escenarios
Maricel Álvarez desarrolla su creación artística en los principales teatros de la Argentina y de Alemania, y participó como actriz y directora en numerosos festivales en América y Europa. En cine, secundó a Javier Bardem en “Biutiful”, de Alejandro González Iñárritu, y filmó con Woody Allen.

Comentarios

Comentarios

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte