Desenchufate en vacaciones o el cuerpo te pasará factura

Mucha gente siente ansiedad y angustia durante este período del año. Consejos para poder disfrutar de un buen descanso.

11 Ene 2017
1

SIN DESCANSO. No cortar con las obligaciones laborales o los contactos del trabajo puede afectar la salud

Es lo que más esperamos en el año: las vacaciones. Y sin embargo, aunque suene paradójico, descansar a veces nos puede cansar más. Ocurre si estamos de viaje o si nos quedamos en casa. Si vamos a Brasil, Mar del Plata, Miami o España. Estamos desesperados tratando de encontrar el cartel que dice “wifi”. Cada vez resulta más difícil desenchufarse de nuestras obligaciones cotidianas. El problema, según los expertos, es que si no aprendemos a desconectarnos el cuerpo nos pasará factura durante el año con distintas enfermedades, ya sea del aparato digestivo, de la piel o el corazón.

Romper con la rutina es un cambio drástico, porque el trabajo genera una conducta mecánica de hábitos diarios, señala la psicóloga experta en Recursos Humanos, Graciela Chamut. Esta situación de ansiedad, según la especialista, se puede desencadenar por tres motivos:

1- Sentimos que nos va mejor en la vida laboral que en la familiar y personal, y por ende nos cuesta sentirnos cómodos en la segunda opción.

2- Pensamos: “¿estará todo bien en el trabajo? ¿Podrán hacerlo sin mí?”. O lo que es peor: “¿les estará yendo mejor que cuando estoy yo? ¿Mi reemplazante es más eficiente?”.

3- Nos cuesta salir de esa estructura que ya conocemos y en la que nos sentimos a gusto porque es en la que estamos siempre.

En números

A nadie le sorprende ver en la playa o en la montaña a la gente enganchada a sus celulares, tablets o computadoras. De hecho, el 75% de los argentinos admitió que sigue conectado con la oficina, aún en vacaciones, según una encuesta del portal Trabajando.com. El estudio indica que el porcentaje de conectividad baja cuando las vacaciones son en el exterior.

“Las vacaciones son momentos especiales que se dan una o dos veces al año. Debemos ser responsables y no desaprovechar la oportunidad de descansar y desconectarnos”, resalta Chamut.

Según la especialista, hay que buscar un equilibrio. “Si es una persona que ama y disfruta mucho su trabajo, tal vez sea bueno que dedique una o dos horas de cada jornada para trabajar. Puede chequear mails o hacer llamadas, por ejemplo. Pero que establezca bien cuáles serán esos momentos. Y que sea disciplinado para cumplir a rajatabla eso”, detalló. “Cuando estás muy conectado o incomunicado permanentemente, se produce estrés”, añadió.

Por otro lado, la psicóloga aconseja dejar tiempo para el ocio porque cuando la mente está en descanso encuentra las respuestas a muchas cosas que rutinariamente son imposibles de hallar.

No parece fácil desconectarse. Por ello, Chamut sugiere ir a las bases. “Trabajar más en las causas que nos llevan a estar conectados todo el tiempo. Siempre aconsejo tratar de ver por qué nos sentimos mejor en el trabajo que con la familia. Y aprovechar la licencia para controlar nuestras emociones con los seres queridos, tratar de entenderlos y escucharlos; así nos sentiremos más a gusto con ellos”, sostuvo.

Finalmente, Chamut propone no cargarse sobre las espaldas la presión de que las vacaciones tienen que ser perfectas e inolvidables. Simplemente porque cuando ponemos demasiadas expectativas, podemos caer más fácilmente en la frustración. Además, si nos proponemos cronogramas diarios repletos de actividades en tiempos limitados, eso sin dudas aumenta los niveles de estrés, en especial cuando ocurren hechos inesperados que nos alteran lo que habíamos planeado.

Uso del tiempo

Un estudio sobre ocio y desconexión, elaborado por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, también mostró cuánto nos cuesta desconectarnos del trabajo. El 60% de los consultados no logra hacerlo.

Tampoco cuando nos desenchufamos nos sirve de mucho, sostiene la investigación. Porque realizamos actividades de ocio muy pasivas, mayormente ver televisión y usar redes sociales. Muy pocos, el 32%, prefiere reunirse con amigos y familiares.

“Últimamente hablamos de uso eficiente del tiempo. Para recuperarnos de una situación estresante, la mejor recomendación es hacer deportes o juntarse con amigos. Además esto contribuye a mejorar la calidad de vida. La tele y las redes sociales a la larga agotan más”, sugiere Luis Arias, experto en tiempo libre.

Al ser consultado sobre el tema, el psicólogo José María Blunda señaló que es imprescindible “desconectarse” para poder repararse. Algo que él mismo pone en práctica y, como se encuentra de vacaciones, no quiso hablar mucho más.

Comentarios

Comentarios

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte