Tucumanos fueron premiados por lograr un avance científico

18 May 2016

Un grupo de investigadores tucumanos descubrieron que la vitamina D puede reparar tejido coronario. Los expertos pertenecen a la Facultad de Medicina de la UNT y al Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (Insibio). Realizaron un estudio sobre los efectos de la vitamina D en las células de fenotipo precursor endoteliales. El equipo comprobó que esta vitamina no solo ayuda a reparar el endotelio, sino que retarda su envejecimiento, mejora su función y estructura y disminuye la carga de colágeno, que es lo que endurece las arterias. El trabajo les valió el Premio Bicentenario por su presentación durante el 3° Congreso Multidisciplinario de Cardiología, que se realizó el 6 y 7 de este mes.

El equipo de investigadores está dirigido por la doctora María Peral Bruno y participan además los doctores Claudio Joo Turoni, Ariel Alberstein, Juan Muntaner, Juan Carlos Santos, Alfredo Coviello y el bioquímico, Pablo Saguir. También integran el grupo estudiantes de Medicina: Hassan Chabán, José Pallier, Magdalena Frías Silva, Gaspar Olaso, Julieta De Boeck e Irina Mamaní.

Estudio de las células

Alberstein figura como primer autor del trabajo y es quien aportó la idea de estudiar las células progenitoras endoteliales. El investigador explicó que si bien la vitamina D fue postulada hace tiempo como factor de protección cardiovascular, esa hipótesis luego fue desechada. “Nosotros volvimos a tomar ese tema pero con aparatologia más compleja como el citómetro de flujo que nos permitió definir la presencia de estas células sobre un tejido y actuar de modo preventivo, porque las arterias de las ratas de experimentación que usamos son sanas”, indicó.

Peral de Bruno afirmó que su grupo de investigación estudia el endotelio y los problemas arteriales desde hace más de 15 años, pero que recién en el último año empezaron a desentrañar los efectos de la vitamina D sobre estas células y el sistema vascular. Sobre las pruebas realizadas, contó que administraron vitamina D en forma oral y diaria a animales, durante cuatro semanas.

Como resultado del ensayo comprobaron que se aumentaron los niveles de óxido nítrico en las arterias de ratas y se protegió la nueva población de células endoteliales. Pero además verificaron que el tejido arterial se volvió más efectivo porque aumentó su capacidad de contraerse y relajarse.

Comentarios