La renacionalización de los ferrocarriles genera oposición

La Fundación Federalismo y Libertad opina que se deben evitar soluciones que impliquen un mayor gasto público.

16 Abr 2015
1

FOTO TOMADA DE PORTALDETRENES.COM.AR

La Fundación Federalismo y Libertad expresó su oposición a la renacionalización de los ferrocarriles argentinos, que impulsa el Gobierno nacional. 

La institución sostuvo que la infraestructura de transporte vial y ferroviaria es de fundamental importancia para el desarrollo sostenible de las economías de la Argentina, entre estas las del norte. "Para un productor de Salta o Tucumán llevar sus productos al puerto tiene un alto costo logístico que contrarresta todos los esfuerzos por incrementar la productividad", opinó el economista Clemente Babot Eraña, de la Fundación Federalismo y Libertad.

El especialista enfatizó en que la discusión del nuevo marco jurídico para la regulación del transporte ferroviario argentino "debería estar en un lugar prioritario de la agenda de los gobernadores y representantes en el congreso de estas provincias".

"En nuestro país hemos pasado de un  sistema privado de gestión a uno estatal, cuando en 1950 el gobierno justicialista decidió nacionalizar los trenes en manos de empresas inglesas y francesas. Luego, en los 90, otro gobierno del mismo partido decidió que ese modelo no era apropiado y retornamos al privado. En la actualidad, impulsado por la actual administración peronista, se está discutiendo la vuelta a la gestión estatal", sintetizó Babot Eraña.

La Fundación Federalismo y Libertad entiende que una cuestión fundamental para que cualquier inversión de largo plazo sea exitosa es el mantenimiento de un marco jurídico estable, con un Estado que provea bienes públicos y evite destinar los recursos de los contribuyentes hacia inversiones privadamente rentables. Sin embargo, aclara que, para que la inversión de los privados sea eficiente, se requiere de diseños contractuales correctos en términos de brindar los incentivos adecuados para la expansión de los servicios, limitando el poder de mercado que resulta de la condición de monopolio natural.

"Como ciudadanos preocupados por las necesidades de las economías regionales debemos evitar las soluciones que impliquen un mayor gasto público, que es la contracara de mayores impuestos, cuando pueden ser los privados los que utilicen sus recursos a cambio de un retorno razonable. El Estado ha demostrado ser un pésimo empresario y es mejor evitar entregarle la administración de empresas que pueden ser conducidas por manos privadas", subrayó Babot Eraña.

El economista sugirió la creación de organismos de control profesional que sean técnicamente sólidos, independientes de los poderes políticos y de las empresas a las que deben regular. "La renacionalización de los ferrocarriles demuestra una vez más la falta de imaginación de nuestra dirigencia que vuelve a repetir los errores del pasado en lugar de buscar formas superadoras de satisfacer las necesidades de la población y recarga sobre los hombros de los contribuyentes los costos de esas decisiones equivocadas. Recordemos que la presión fiscal actual es escandalosa y sumar más gasto implica siempre mayores impuestos.", remarcó Babot Eraña.

En Esta Nota

Salta
Comentarios