Crece el número de baleados y apuñalados

Atender este tipo de lesiones dejó de ser una situación de los fines de semana: por día se reciben hasta dos pacientes con esas heridas. En los hospitales advierten que los heridos por armas blancas o de fuego suelen ser víctimas de un robo o un ajuste de cuentas

15 Nov 2014
Los robos violentos, las peleas de bandas rivales y los pleitos entre vecinos o familiares que se resuelven con una puñalada o un balazo, provocaron un incremento en el número de pacientes que llegan a las guardias de los principales hospitales de la capital con heridas de armas blancas o armas de fuego.

Ese aumento se refleja en los registros que elabora cada una de las instituciones sanitarias que intervienen en estos casos y, a pesar de las diferencias que tienen entre sí, todas marcan un crítico aumento en este tipo lesiones.

El jefe del Servicio de Emergencias del Centro de Salud, Pablo Jorrat, dijo que estos casos dejaron de ser situaciones que se atienden los sábados o domingos. “En lo que va de este año hubo un aumento alarmante en el número de pacientes que llegan a la guardia con heridas de armas blancas y armas de fuego. Por lo general, son lesiones provocadas durante un intento de robo o en un ajuste de cuentas”, precisó el médico. 

Jorrat se refirió también a la frecuencia con la que se registran este tipo de casos. “Antes (por el año pasado) veíamos este tipo de pacientes sólo los fines de semana. Pero ahora, atendemos a uno y hasta tres situaciones como estas por día. Eso nos daría un aumento de un 300% mensual para estos casos”, alertó.

El porcentual brindado por Jorrat es alarmante, pero se ajusta a los registros de ese hospital. Sin embargo, en las estadísticas del Servicio de Emergencias (107) también se observa un crecimiento en esta problemática.

Francisco Barreiro, director del organismo, se refirió a las cifras que tuvieron entre agosto y septiembre de este año. En ese informe, según explicó, se indica que el Sistema de Emergencias atendió a 37 pacientes que habían sido heridas con un arma blanca; mientras que, el número de pacientes que habían sufrido una herida provocada por un arma de fuego, trepó hasta 42.

“Esta situación de violencia social en la que estamos viviendo aumenta de viernes a domingo. Además hay que tener en cuenta que abarca a todos los estratos sociales porque va desde una persona que es víctima de un asalto, hasta una familia o un grupo de amigos que discuten en una fiesta y que terminan en situaciones graves en las que salen heridos”, remarcó Barreiro.

De acuerdo con las estadísticas del 107 hubo un incremento interanual de entre un 15% y un 20% cuando se comparan los valores de  agosto y septiembre de 2013 con ese mismo bimestre de este año. 

En ese contexto, coincidió con Jorrat en que estos casos dejaron de ser circunstancias que sólo se vivían los fines de semana. También, remarcó que en 2013 se registraban de 1 a 3 heridos por arma de fuego; mientras que ahora estos casos pasaron a ser entre 5 a 7 por fin de semana.

En el Hospital Padilla, según explicó Romina Catalán, titular de la dirección de Estadísticas, todavía se trabaja para discriminar este tipo de pacientes del total de personas que asisten a ese establecimiento. Aún así, los datos preliminares con los que se trabaja indican que, de lunes a viernes, el Padilla recibe un promedio de 2 pacientes por día; mientras que, los fines de semana, ese valor se duplica. Aunque, en los domingos, se registró un pico de hasta 6 pacientes con este tipo de lesiones.

A su vez, en el Hospital Avellaneda, según dijo José Oscar Rogero, director del establecimiento, sólo en octubre recibieron un promedio de cuatro pacientes con este tipo de lesiones por semana. 

Los directivos alertaron acerca de esta situación y coincidieron en que las armas que circulan en la provincia agudizan esta realidad que se vive en las guardias.

Extraoficialmente se informó que en la campaña de desarme realizada este año en Tucumán por El Registro Nacional de Armas (Renar) se detectó que de 16 armas que se entregaban, sólo una estaba registrada.

Violencia de género 

Los paramédicos que trabajan en el Servicio de Emergencias (107) informaron que cada vez son más los casos en los que se atiende a pacientes mujeres que, por las lesiones que presentan, es evidente que fueron víctimas de una golpiza. Sin embargo, los especialistas no interviene en la cuestión legal (denuncia) porque su función es otra. Aún así reconocieron el aumento que hubo en este tipo de casos. Según estadísticas de la Justicia, las denuncias por violencia doméstica crecieron en un 22% en este año al compararlas con 2013.

Un arrebatador le disparó a un comerciante para robarle una mochila con $ 25.000

El pasado 20 de octubre el comerciante Marcelo Cabrera, de 26 años, fue atacado en la vereda de su negocio ubicado en avenida Colón al 1.100. El asaltante le disparó con una pistola 9mm en la espalda y le hundió el cráneo a culatazos para robarle una mochila con $ 25.000. La víctima fue trasladada al Padilla en donde tuvieron que operarlo para salvarle la vida.

Comentarios