B NACIONAL/ FECHA 26

¡Basta de tanta locura!

Murió un hincha del "lobo" platense y agoniza una simpatizante salteña.
Compartir
UNA TARDE LLENA DE FURIA. Un grupo de policías arroja agua a los hinchas de Nueva Chicago para tratar de calmarlos.

La realidad asusta, pero todo sigue como si nada malo hubiera pasado. Un barra de Gimnasia y Esgrima La Plata murió ayer después de haber recibido un disparo en el pecho durante un enfrentamiento con otro simpatizante del "lobo". Un menor de 12 años, que nada tenía que ver en la pelea, fue herido en el omóplato, aunque se encuentra fuera de peligro.

Media hora antes de que comenzara el encuentro contra Nueva Chicago, Julio Biscay se encontró con el líder de otra facción que lo hirió gravemente, mientras que el niño, recibió el disparo al quedar en medio del tiroteo. Biscay fue trasladado a un hospital donde murió al llegar.

El barra se transformó en el segundo hincha en morir en un enfrentamiento en una semana. El miércoles, falleció Adrián Velázquez, que resultó gravemente herido en la pelea entre hinchas de Tigre del domingo pasado. Con el de ayer, ya son 274 los muertos por la violencia en el fútbol.

Pero hubo más. El partido entre Gimnasia y Nueva Chicago se suspendió a los 37 minutos del segundo tiempo porque los simpatizantes del "torito" generaron serios incidentes y terminaron enfrentándose con la policía. El equipo de Mataderos perdía 4 a 0.

En medio de esta locura, una hincha salteña agoniza después de haber sido alcanzada por una bala que habría sido disparada por un arma de la Policía. El lamentable episodio ocurrió el viernes por la noche. Antes de que comenzara el encuentro entre Peñarol y Camioneros, por el torneo del Interior. Los simpatizantes del primer equipo protagonizaron una batalla campal con la policía. En la refriega, Elizabeth Tévez recibió un disparo de arma de fuego que le perforó los intestinos, un riñón y le quedó alojado en el colon.

También el viernes, pero en Rosario, un policía golpeó con la cachiporra a Gastón Turus, defensor de Belgrano que le recriminó a los uniformados por la salvaje represión de la que estaban siendo víctimas los hinchas de su equipo.

El defensor, que sufrió un corte en el pómulo izquierdo, intentó denunciar el caso en una comisaría, pero no pudo hacerlo, ya que el agresor se le había anticipado.

Pero en medio de tantas malas, hubo una buena. Maximiliano Levy, uno de los cabecillas de La 12, fue detenido por la policía cuando intentaba huir del país. Está acusado de encubrir un crimen por el que ya está preso Mauro Martín, líder la barrabrava de Boca.

Más como esto