Los padres de María Soledad Morales apoyaron la marcha contra la impunidad

En Catamarca, Ada y Elías Morales abrieron las puertas de su casa al papá de Paulina y charlaron sobre las similitudes de sus historias. Lebbos recordó que a María Soledad le arrancaron los cabellos, como lo hicieron con Paulina. Solidaridad

24 Feb 2013
1

UNIDOS. Ada Morales junto a Alberto Lebbos, en Catamarca, donde los padres de las jóvenes víctimas hablaron durante más de tres horas. GENTILEZA NIKITA MAGRITTE

Las familias Morales, en Catamarca, y Lebbos, en Tucumán, comparten muchas cosas. No sólo el dolor de haber perdido a una hija, producto de dos crímenes aberrantes, sino también el calvario de haber recorrido un largo camino para pedir justicia.

Desde el momento en que desapareció María Soledad Morales en Catamarca hasta que se llegó a un juicio pasaron siete años. El mismo lapso que se cumplirá el martes desde la desaparición de Paulina Lebbos. Sin embargo, en Tucumán no hay fecha de juicio, ni tampoco ningún detenido. Ni siquiera se conoce qué contiene el expediente.

Ayer, en Catamarca, se produjo el encuentro entre los padres de las jóvenes víctimas. Ada Morales y su esposo, Elías, recibieron en su casa a Alberto Lebbos. Hablaron durante más de tres horas sobre los avatares de cada lado para desenredar el encubrimiento y no bajar los brazos hasta encontrar a los culpables.

"Ha sido una cosa muy emocionante. Para mí, particularmente, ha sido como un shock emocional. Por todos los poros, Ada y Elías tienen bondad, fortaleza, humildad, transparencia. La transparencia se les nota en los ojos tan brillantes -afirmó Lebbos-, la humildad que tienen y esa fortaleza porque siguen reclamando justicia por un crimen tan horrendo. Hoy todos están libres en Catamarca", afirmó.

"A María Soledad también le arrancaron los pelos, como le hicieron a Paulina, es algo horroroso. Y como salieron después a mancillar su nombre, a perseguir a la familia, la verdad todo lo que vivieron fue muy triste, muy doloroso, pero tienen fortaleza", agregó.

Un mensaje especial
Los padres de María Soledad Morales respaldaron la lucha de Lebbos. Durante el encuentro de ayer le transmitieron su apoyo incondicional en la búsqueda de los asesinos de Paulina.

Ada y Elías no podrán asistir a la marcha del martes en Tucumán por razones de salud. "Están bien -dijo Lebbos-, pero es mejor no arriesgar un traslado que pueda afectar la salud de ninguno de ellos". Sin embargo, el matrimonio Morales dejó un mensaje que Lebbos transmitirá a los tucumanos durante la jornada de protesta contra la impunidad que confluirá en la plaza Independencia.

Soledad y Paulina
"Ada me contó cómo usaron artimañas para amedrentarlos, perseguirlos. Para mí ha sido una lección de vida esta reunión y un fortalecimiento infinito que me ha dado esta señora al decirme que no baje los brazos, que desde el cielo Soledad y Paulina nos iluminan para que sigamos luchando", remarcó. Lebbos resaltó que en Catamarca también intentaron ensuciar el nombre de María Soledad, tal como lo hicieron con Paulina. Mencionó directamente al entonces ministro de Seguridad, Pablo Baillo. "Al señor Elías también le tocó ver y reconocer el cuerpo destrozado de su hija. El mensaje político que pueda ofrecer esta reunión no me interesa, sí valoro el respaldo de ellos y la fortaleza que transmiten", insistió.

Tras el encuentro con los padres de María Soledad Morales, el padre de Paulina regresaba anoche por vía automovilística a Tucumán. En el trayecto conversó con LA GACETA. "Ellos esperaron siete años; eso no puede seguir sucediendo. Ada me contó que a la hermana Martha Pelloni durante años la llamaban todas las noches a la misma hora para insultarla", dijo. A dos días de la marcha, Lebbos cosecha más adhesiones para la "7° Jornada de Lucha Contra la Impunidad".

Comentarios