"El panorama va a cambiar recién cuando la gente razone que lo hace está mal"

Un ambientalista considera que la solución es la educación.

14 Ene 2013
1

CAMINO DE DESPERDICIOS. Este es el triste aspecto de la calle Bolivia.

Los carreros no ensucian porque sí; tienen su clientela. Son vecinos que les pagan para que se lleven los desperdicios que después van a parar a distintos rincones de la ciudad. "Existe la costumbre de consumir y tirar. Nadie se fija para qué sirven los residuos que producimos. En realidad, la culpa no es de los individuos, sino de la falta de educación ambiental", opinó Pedro Martínez, del grupo ecologista Conciencia Ambiental Tucumán.

Integrantes de la organización realizaron una recorrida por parte de la autopista de Circunvalación, una zona repleta de vaciaderos clandestinos, y aseguraron que no son únicamente los carreros los que ensucian. "Habían limpiado, pero al rato ya estaban tirando basura otra vez. Camino al aeropuerto vimos una camioneta 4x4 de la que estaban arrojando escombros debajo del puente Barros. Cuando nos acercamos a preguntarle a su conductor por qué lo hacía, nos insultó", recordó Martínez.

"El carrero y el señor de la 4x4 son los dos extremos sociales de esta problemática. El hombre del carro posiblemente no tenga instrucción o quizás sea muy poca. El dueño de la camioneta, que seguramente está instruido, muestra la desaprensión en su mayor nivel", definió el ambientalista.

Martínez opinó que, más allá de los operativos de limpieza, el único camino para modificar esta situación compleja es la educación ambiental. "Recién cuando la gente empiece a razonar que lo que hace está mal, el panorama va a cambiar. La educación tiene que arrancar en la casa y en la escuela", concluyó.

Comentarios