Cartas de lectores

01 Dic 2012

"NOSOTROS LO HICIMOS"

Respecto del articulo del 20/11 en el suplemento "Nosotros lo hicimos" por alumnos de la escuela parroquial Nuestra Señora de la Merced, es dable resaltar la loable tarea de alumnos, docentes y padres al demostrar empeño ante trabajo de tamaña magnitud. Los mitos y leyendas como propios de un pueblo son diversos y hasta similares. ¿Quién en su niñez no sintió temor ante el duende de la siesta, o anécdotas sobre el perro familiar que convivía con familias tradicionales? En lo personal y quizás a muchos, siendo adolescentes les despertó la curiosidad por explorar lo extraño, un castillo, y preguntarse, ¿por qué allí? ¿será como dicen? Tal vez esto fue lo que motivó a este grupo de estudiantes a investigar. Generalmente los mitos y las leyendas son narraciones propias del folclore, sustancia inmaterial ajena a lo sensible y en ocasiones no reconoce jurisdicciones. Ojo, pero sin dar lugar a confusiones, son "propiedad" de quienes las descubren, estudian, rescatan y las dan a conocer. O seguiremos discutiendo si "Debajo de la morera" se escribió en Simoca o en la capital, o si la zamba de Ariel Ramírez tuvo su nacimiento en una vieja casona de la Capital del sulky o no. Tucumanos y salteños no se ponen de acuerdo sobre el lugar de nacimiento de la escultora Lola Mora. A menudo se deja la obra en segundo plano y se olvida el hecho recurrente para "afinar aún más el lápiz". Lo fundamental es rescatar actitudes que aporten a la formación de los valores personales, el interés cultura, si se quiere de Simoca, Leales, o de nuestro Tucumán. Este trabajo dignifica y da esperanza a quienes lo realizaron. Mis felicitaciones a LA GACETA por apoyar los proyectos de la juventud de los pueblos del interior por medio del suplemento.

Eduardo Martín Aguirre
[email protected]


PÉRDIDA DE LÍQUIDOS CLOACALES

La calle Ayacucho al 1.000 es la colectora de la calle Jujuy que al dejar de ser avenida, ingresan los vehículos por esta calle, lo que la transforma no sólo en una de las arterias más transitadas de nuestra provincia. Ya hace muchos meses hay una pérdida de líquidos cloacales en la intersección con calle Alsina y en esta zona se agrava más porque es inundable y con una pequeña lluvia esto se transforma en un baño al aire libre. Hace poco más de un mes empezaron una serie de excavaciones con máquinas y personal de la SAT porque se detectaron roturas de caños cloacales. Todos los vecinos, contentos, porque al final de tanto sufrir algo se hacía. Se cambió un tramo de alrededor de 50 metros de caños; por ende, se rompieron veredas. No se recogieron todos los escombros, y algunas veredas quedaron hechas un desastre; pero a los vecinos, con tal de que se acabase el problema mayor, no les importaba de los escombros y las veredas haciéndose cargo, algunos, de estos trabajos, a pesar de que no corresponde, mientras se acabara la pérdida. Lo paradójico de todo esto es que la pérdida sigue y ahora con más intensidad. La pregunta que nos hacemos todos los vecinos es la misma: ¿para qué se gastó dinero, se ocupó personal, material, y se perdió el tiempo? Y lo peor es la falta de profesionalismo de la SAT, que hizo todo este despliegue al vicio con la plata de todos.

Enrique Alejandro Quiroga
Ayacucho 1.022 
San Miguel de Tucumán


CALLE ROTA

Autoridades comunales decidieron romper la calle frente a mi domicilio para solucionar la pérdida de agua de la cañería. De esto hace más de seis meses. La calle quedó sin usar, pues causa peligro a automóviles y a la línea N° 106, cuyo chofer debe maniobrar para esquivar un profundo pozo que quedó abierto por esta causa, con enormes bloques de cemento. Solicito que solucionen a la brevedad esta situación.

Isabel Merchán
Los Ceibos 39 
Villa Carmela-Tucumán


¿DÓNDE ESTÁS?

La corrupción, las trampas, los ilícitos y el avasallamiento a los poderes del Estado y a nuestra Carta Magna están a la orden del día. Los jueces hacen malabares para sostenerse ante la presión del Ejecutivo y otros. Los funcionarios y el Estado recusan a "mansalva" al juez que no es de su riñón; el "suertudo" Oyarbide no da abasto con las causas que atañen al Gobierno y que por "sorteo" recaen en su juzgado para dormir el sueño eterno o ser sobreseídas. Esa es la Justicia que hoy reina en nuestro país de gente buena, y por esto se aprovechan. Cuando la Justicia alcance al poder político y sus acólitos, tendremos que ofrecer recompensas fuertes para conseguir cubrir los cargos de servidores públicos hoy tan preciados. Veremos cuántos son los que "invertirán" para poder "servir a la gente trabajando fuerte", luchar y hasta desesperarse por ellos. Hoy se miente descaradamente, se protege a corruptos, y se despilfarran los dineros indiscriminadamente en el afán de conseguir votos. Paradójicamente, los más perjudicados con este sistema populista son los que les ganan las elecciones, son los que más pierden y a los que más denigran, y son los que los votan. Los dineros públicos son "botines" que enriquecen patrimonios, en vez de ser destinados a salud, educación, seguridad, viviendas dignas y trabajo genuino. Esto, sume en la más cruel miseria a millones de personas y mata a muchas. La desnutrición afecta a miles de niños cuyo intelecto se verá disminuido de por vida. ¿Acaso este robo de dineros públicos no constituye un flagrante genocidio? Justicia, ¿dónde estás?

Hugo Albornoz
[email protected]


EL CAPITÁN VIOLA (I)

El 1 de diciembre de 1974, dejó una huella imborrable de sangre, dolor y muerte en nuestra provincia. El capitán Humberto Viola, sus hijas de 3 y 5 años y su esposa, fueron emboscados a la entrada de la casa de sus padres por un grupo armado del ERP. El terrorismo instalado en el país exhibió la cruel, fría y despiadada cara de asesinos sin miramientos a la hora de matar. La menor, María Cristina, murió acribillada. María Fernanda, con una herida en la cabeza, fue dada por muerta. Su padre, en un intento por atraer el fuego enemigo, murió a metros del modesto auto familiar. Sólo Maby -embarazada de cinco meses-, escapó de la cobardía donde escasean los calificativos en procura de explicar tamaña atrocidad. A lo largo y ancho de nuestra nación, se sucedieron hechos de tal naturaleza que aguardan justicia y castigo a los culpables. Escudados en la manipulación de las leyes que les sirven de guarida, son y serán asesinos. Libres, más viejos, pero asesinos.

Roberto Ahmad
[email protected]


EL CAPITÁN VIOLA (II)

Leyendo la carta del título publicada el 25/11, me alumbró una ucronía. ¿Qué hubiera sido hoy la hijita del capitán Viola? No sabemos porque "la barbarie asesina no le dio la oportunidad". Ella "no podía imaginarse que fuera posible semejante ferocidad y cobardía". "Su único e imperdonable pecado" fue ser hija de un oficial del Ejército Argentino. En una "solitaria" calle del centro de San Miguel de Tucumán fue premeditada y alevosamente ametrallada junto a su familia. Le sugiero al lector Raúl Doz Costa "que jamás la olvide" para que sea posible "un mundo más justo para todos" que usted anhela. Cuando usted ponga una de cal, yo pondré una de arena, así la construcción hacia el futuro tendrá bases sólidas. Los párrafos entre comillas me liberan de ser acusado de plagio.

Hugo Juan Carlos Navarro
La Pampa 421 
Yerba Buena-Tucumán


COMPLEJA CIRUGÍA

Felicito al equipo médico que extrajo un cáncer oral de grandes dimensiones y reconstruyó la mitad de la cavidad bucal de una señora. Lo único que me llamó la atención es la ausencia de un odontólogo cirujano, pieza indispensable en esa maquinaria interdisciplinaria. Hago también un llamado a la población para tener como impronta la palabra prevención, y en el sentido estricto de cavidad bucal (he podido comprobar descuidos siderales) se debería exigir un carnet bucodental actualizado para toda gestión. Así no llegaremos tarde al resto de la vida.

Mario Gallegos
Santa Fe 798 
San Miguel de Tucumán


EL ABORTO

Tiempo que batallo por convicciones que no izan bandera religiosa o política, más bien, sustentadas en el fundamento lógico (médico y legal) del inicio de la vida, de la existencia humana. Hoy, más que nunca, creo fehacientemente que no hay que bajar los brazos en esta lucha por la defensa del primer derecho humano, por la protección del indefenso, por darle voz a los que aún no la tienen. Vivimos un mundo egoísta, de idolatría al propio cuerpo, en el que una mujer embarazada lo considera como una carga, un futuro decaimiento de su figura. Coloca sus intereses sociales y económicos delante de la vida que engendra en su vientre; desmerece la responsabilidad y la opinión del padre del nuevo ser que tiene el 50% de su carga genética (¿quién contempla los derechos del padre?). No visualiza la posibilidad de beneficiar o ayudar, trayendo esa vida al mundo, a familias que ansiosamente la esperan y anhelan acoger, no prevé la opción de la adopción; cree que cosificando al individuo que ya hace en su seno materno, podrá matar o desechar esa vida minimizando la culpa o cargo de conciencia. Afirma que la legalización del aborto dará fin a muertes de madres que no quieren hacerse cargo de sus embarazos, por todos o cualquiera de los motivos expresos, y se ven sometidas a recurrir a ellos clandestinamente. Respondiendo la inquietud de aquellos que preguntan: ¿nadie piensa en esos pobres hijos que quedan sin madres por morir al realizar abortos clandestinos? Sí, de hecho, toda persona pensante compadece a esa "madre" incapaz de buscar otra solución a sus problemas, una solución que no interfiera con otra vida, con la de su hijo nonato. Dando fin a este reproche, invito a todos a tomar conciencia de la situación que vivimos, una realidad desinformada, desinteresada por el bienestar del prójimo, escéptica o ignorante del valor real de la vida, inconsciente de las consecuencias de sus actos y decisiones, ingrata ante la posibilidad de vivir que se le regaló, acaparadora de derechos que no les son propios; una invitación a tomar conciencia para concientizar a aquellos que son pisoteados por esta aplastante realidad.

María de los Ángeles Díaz Ricci
[email protected]


Comentarios