SEMANA DEL PREMATURO

Después de la incubadora, los cuidados se acentúan

El lema que eligió Unicef este año es el derecho del bebé prematuro a acceder al seguimiento médico luego del alta de neonatología.
Compartir
A LA ESPERA. Mientras están en el hospital -o clínica- en incubadora, los bebés reciben la atención adecuada. Pero el control debe seguir después. REUTERS

Los bebés que nacen antes de tiempo, en mayor o menor medida son muy vulnerables. Los cuidados especiales no terminan cuando concluye el período de internación en las salas de neonatología. Al llevarlo a la casa, los padres tienen que estar preparados para atenderlo como necesita y para continuar con los controles médicos periódicos. Generar conciencia sobre esto último es el lema central de la Semana del Prematuro, que comenzó ayer en todo el país. Esta conmemoración también se realiza en otras partes del mundo, ya que se trata de una iniciativa de Unicef creada en 2010.

La subdirectora de la Maternidad, María Inés Martinini, informó que Tucumán cuenta, en el sector público, con tres centros de seguimiento de prematuros: en el hospital de Concepción, para los habitantes del sur de la provincia; en el Hospital de Niños para los bebés que pesaron, al nacer, menos de un kilo y medio; y en el Hospital Avellaneda para los bebés que pesaron más de un kilo y medio.

Una vez que los pequeños fueron dados de alta del centro donde nacieron, tienen que ser llevados al control por lo menos una vez al mes hasta que alcancen su desarrollo pleno.

Martinini explicó que los equipos de control son interdisciplinarios, ya que se verifican diversos aspectos, como el desarrollo neurológico, la actividad motriz, la capacidad auditiva, peso, talla, perímetro encefálico y presión arterial. A veces es necesario que actúen kinesiólogos. Además, son enviados a un oftalmólogo, ya que los prematuros pueden sufrir una retinopatía propia del nacimiento anticipado.

"Los prematuros tienen más probabilidades de quedar sordos o ciegos que los niños nacidos a término", destacó Martinini. Agregó que no hay estadísticas que indiquen porcentajes de adhesión o deserción del seguimiento.

"Esto varía año a año. Hay mamás que entienden a fondo la problemática, pero otras que quedan muy traumatizadas debido a que el bebé estuvo internado mucho tiempo y siguen haciendo una negación de que el nacimiento anticipado es algo serio y que puede ser grave", dijo. En casos de deserción -detalló- se recurre a una red de servicios que trabaja con los CAPS, en la que hay asistentes sociales que se contactan con las madres para que lleven a sus hijos al centro de seguimiento médico.

Las actividades previstas para la semana serán de carácter institucional, ya que se dictarán charlas a padres y a profesionales sobre la problemática del prematuro.

- Los papás deben aprender la reanimación neonatal.

- Los padres, tíos, abuelos o hermanos son los principales responsables de que el bebé reciba afecto.

- El aparato respiratorio es lo más débil que tienen los bebés prematuros y hay que controlar si respiran bien.

Más como esto