EN EL SUR - RECLAMAN OBRAS

En Acheral, el río Aranilla se desvió tanto que ya llega al patio de las casas

Afirman que en el cauce, que es considerado de alto riesgo, nunca se han hecho refuerzos de defensas. Hace tres años, el acuífero avanzó sobre las poblaciones vecinas y hubo 2.000 evacuados. Los equipos de trabajo.
Compartir
PREOCUPADOS. Los vecinos están alertas, porque en apenas tres años el lecho del río avanzó siete cuadras en dirección al pueblo de Acheral. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

CONCEPCION.- El inicio del período estival desvela a los vecinos de Acheral. Sucede que el río Aranilla, que pasa por el extremo norte del pueblo, se transforma  cada vez que crece en una verdadera amenaza para todos ellos. Es un cauce considerado de alto riesgo por las autoridades locales a causa de los siete desvíos que registra desde crecientes de otros veranos.
"El problema es que a lo largo del cauce nunca se efectuaron obras importantes de refuerzo de defensas y otras de sistematización", advirtió el vecino Antonio Pirguala.   
Por eso  ahora  la gente salió a  exigirles a las autoridades provinciales que se concluyan los trabajos de reencauce y dragado que se iniciaron en ese  lecho con máquinas y personal de la Dirección Provincial del Agua (DPA). Pues, al parecer les avisaron que los equipos de trabajo tienen previsto abandonar las labores en el río por causa de compromisos asumidos en otras partes.
"Eso significa que, si no se completan los trabajos, vamos a seguir expuestos a posibles desbordes del lecho", apuntó el lugareño.  

Historial
En el año 2006, el Aranilla  desbordó y casi termina arrasando a la mitad de la comunidad. En ese entonces debieron ser evacuados 2.000 pobladores. "El camino viejo desapareció, la tapia del cementerio fue derribada y algunos ataúdes fueron arrasados por las aguas, que llegaron a  superar los dos metros de altura. Si no hubo ahogados, fue por fortuna", añadió el vecino.
"Hoy al río lo tengo aquí cerca. Desde el año 2006 ya me hizo cambiar de lugar en dos ocasiones. El cauce avanza sin parar en los tiempos de lluvias. Así no se puede vivir. Por eso cada vez que hay tormentas uno no duerme",  dijo, por su parte, Víctor Manzur.
Según la opinión de este hombre, si hoy el Aranilla volviese a crecer, sepultaría los barrios  Arroyito y Matadero, en los que viven unas 400 personas. Desde el 2006 hasta ahora, el lecho avanzó más de 700 metros hacia el pueblo.
"No hay  contención para las aguas y ese problema hay que solucionarlo urgente", apuntó Manzur.
Por su parte, el comisionado comunal, Víctor Hugo Cardozo, aseguró que si bien la DPA ordenó retirar las máquinas que trabajan en el río,  existe la posibilidad de que continúen ahí una semana más.
"Este río salió de su cauce y avanzó hacia el pueblo. Hoy está en el patio de las casas de algunos pobladores. Eso genera mucha preocupación. Pero los desvíos ya fueron taponados y en consecuencia el lecho se reencauzó. De todos modos falta completar parte de la obra", comentó Cardozo. (C)

Más como esto