INVESTIGACION EN LA UNT

La mandarina sirve para prevenir la artritis y la obesidad

Propiedades antioxidantes y anticancerígenas.
Compartir
LAS AUTORAS. Gimena Zamora Rueda, Vanesa Campero y Florencia Frías. LA GACETA / JUAN PABLO SANCHEZ NOLI

Estudiantes de Ingeniería Química investigaron las propiedades de la mandarina y descubrieron que posee pigmentos con propiedades antioxidantes, anticancerígenos y que pueden prevenir la artritis, la obesidad y el estreñimiento. Actualmente están estudiando la posibilidad de utilizar esos pigmentos en otros alimentos, como los lácteos.
María Florencia Frías, Eliana Vanesa Campero y Gimena del Huerto Zamora Rueda, estudiantes de 4º y 5º año de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología (UNT) recolectaron mandarinas de una finca de Burruyacu, para determinar qué tipo de flavonoides tiene la fruta.

Color y perfume
"Todos los vegetales tienen flavonoides. El flavonoide es un pigmento natural que le da el color y el perfume a la planta o a su fruto. Tienen propiedades antioxidantes y valor nutritivo. Existen alrededor de 6.000 tipos", explicó Frías.
Según contaron, decidieron estudiar la mandarina porque es una fruta cítrica que no se produce en cantidad en Tucumán, debido a que, comercialmente, el limón es más rentable. "Es un fruto fácil de pelar y de extraerle los gajos, rico en vitamina C, pero que no se aprovecha para usos industriales y del que se conoce poco, ya que casi no hay bibliografía al respecto en Tucumán", apuntó Zamora Rueda.

Un yogur
Como un trabajo para la materia Química de los alimentos, que dicta la cátedra Química Orgánica, las jóvenes realizaron pruebas para determinar los flavonoides de la mandarina. "Hallamos que tiene dos tipos predominantes: la hesperidina y la diosina. Estos pigmentos naturales pueden constituir un complemento dietario, es decir, que pueden ser incorporados a alimentos funcionales", afirmó Campero.
El trabajo, que demandó un año, fue presentado en las III Jornadas de Jóvenes Investigadores organizadas por la Universidad Nacional de Tucumán (UNT).
Las propiedades antioxidantes, aclararon Frías y Campero, pueden resultar de utilidad para la elaboración de cosméticos. "Además, estos pigmentos naturales serían muy útiles para darles sabor y aroma a los alimentos, lo que evitaría emplear sustancias químicas. También sirven para prevenir enfermedades como la artritis, la obesidad, el cáncer de colon y el estreñimiento", puntualizaron.
"Nuestro objetivo es extraer un componente natural para incorporarlo al yogur, por ejemplo. Para ello analizamos tanto la pulpa como la cáscara de la fruta. Estos pigmentos de alto nivel nutritivo son beneficiosos para el organismo. Hay gente que no consume determinadas frutas o verduras. Extraerlas y colocarlas en otro alimento puede contribuir a que se ingieran", recalcó Zamora Rueda.



Más como esto