EDUCACION - PROGRAMA EXPERIMENTAL

Impulsan un plan para chicos que trabajan y estudian

La Provincia está haciendo un relevamiento de jóvenes de entre 14 y 17 años. La idea del Gobierno es facilitar un ámbito para que no haya deserción escolar por motivos laborales. En 11 escuelas.
Compartir

El Ministerio de Educación de la provincia está haciendo un relevamiento de chicos de entre 14 a 17 años que trabajan y estudian, a fin de incorporarlos a un nuevo programa provincial que les sirva para no abandonar el trabajo que tienen y al mismo tiempo puedan concluir con la secundaria.  "El problema se da entre alumnos que tienen menos de 18 años; quieren conservar su empleo pero a la vez dicen que no desean abandonar sus estudios, pero finalmente lo hacen por cansancio, por falta de estímulos, porque son muchas materias y no se dan tiempo para estudiar; es una problemática que la estamos analizando", dijo la ministra de Educación, Silvia Rojkés de Temkin.
En diálogo con LA GACETA, la funcionaria explicó que a esos chicos que ya están rezagados por la edad no los pueden enviar a un nivel común de la secundaria, pero tampoco a un programa de adultos, porque tienen menos de 18 años.
Anunció que, una vez que terminen con el relevamiento, se aplicará después de las vacaciones de julio un programa piloto en 11 escuelas para esta franja de chicos. "El sistema de estudio será por módulos -al  igual que en el programa de adultos- desde los saberes que lleve cada uno a la escuela. "No se empezará de cero; las evaluaciones serán periódicas cada vez que termina un contenido. De esa manera los chicos asegurarán sus aprendizajes y estarán estimulados a avanzar con el resto", dijo. Agregó que se les incorporarán contenidos específicos de acuerdo a sus intereses. Si este programa funciona en la capital, se lo implementará también en el interior. Temkin aclaró que se convocará a los docentes que libremente quieren hacer esta experiencia, y que no se los llamará a través  de la Junta de Clasificación. "Tienen que tener el perfil acorde con las  condiciones que exige la problemática juvenil", añadió.
Este año, el Ministerio de Educación de la Nación otorgó 39.000 becas de $ 900 anuales, a las que hay que sumar las  líneas de ayuda a las familias vulnerables con hijos que estudian,  en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social.
"El objetivo es que los chicos no dejen la escuela por una necesidad de salir a trabajar para ayudar en sus casas; pero también el programa incluye la posibilidad  de que cualquier adulto de la familia ingrese al programa de adultos y pueda terminar la primaria o la secundaria según sea el caso", explicó la ministra.
También hay una propuesta destinada a las escuela de la ruralidad para los casos en que la matrícula sea reducida. Si una escuela  rural cuenta con 11 chicos que están terminando la ex EGB 3 (7º, 8º  o 9º año) y no tienen escuela secundaria en la zona, hay docentes itinerantes y de alternancia para que desde una escuela secundaria como nexo y con el sistema  de semipresencialidad, los chicos puedan concluir el secundario. Este programa ya está aprobado en el Consejo Federal de Educación, y esto implica que certificará la titulación. Pero se avanza, además, a nivel nacional con la aprobación de estudios a distancia, que tienen varias propuestas que hay que analizar, según concluyó la funcionaria.

Más como esto