Moore tenía miedo de que la guerra continuase en Malvinas

Sólo un diario londinense publicó el deceso del comandante de las tropas terrestres. Un relato del momento en que le ofreció la rendición a Menéndez. Reconocía el orgullo y el sentido del honor militar argentinos.

18 Sep 2007
1

EL ENCUENTRO. Jeremy Moore (izquierda) midió cada palabra al momento de la rendición de Menéndez.LA GACETA

LONDRES.- El general (r) Jeremy Moore, conocido como el vencedor de la guerra de Malvinas, murió el sábado a los 79 años, anunció ayer el diario "The Times", el único que informó sobre el hecho. El matutino dedicó una nota necrológica de una página al militar que recibió la rendición del comandante de las tropas argentinas en el archipiélago y gobernador militar de las Malvinas. El Ministerio de Defensa no quiso hacer ningún comentario sobre la muerte del jefe de las fuerzas terrestres que recuperaron las Malvinas para la Corona británica.
Moore, que aceptó la rendición del jefe militar argentino en Malvinas, Mario Benjamín Menéndez, recordó en marzo, en una larga entrevista con la AFP, el miedo que tuvo de que el general Menéndez no aceptara el acta de rendición y que los combates siguieran. Fue el 14 de junio de 1982. "Pensaba que si Menéndez no firmaba, muchas otras personas morirían innecesariamente al reanudarse los combates", contó en la entrevista realizada en su casa, en una aldea en la campiña inglesa donde pasaba su tiempo escuchando música clásica.
Moore, que tenía 54 años cuando estalló el conflicto, explicó que esa preocupación lo llevó a eliminar el término incondicional del acta de rendición. "Tenía un documento preparado. Nos habían indicado desde Londres que debía utilizar el término rendición incondicional, pero la lógica me decía que incondicional no tenía más que un significado psicológico", recordó. "Era muy consciente de que los argentinos son un pueblo orgulloso y que el honor militar tiene mucha importancia para ellos, por lo que temía que ese término hiciera que rehusaran firmar el documento", destacó. "Así que, cuando me dirigía a Port Stanley a ver a Menéndez, me comuniqué con mi Estado Mayor y les dije que si el general argentino protestaba por ese término, lo suprimiría. Y corté inmediatamente la comunicación", confesó. "Y así fue, cuando le presenté el documento a Menéndez, él se quejó de la palabra incondicional. Le dije: si no le gusta, suprímala. El la eliminó de su acta de rendición y yo la eliminé de la mía. Y firmó", contó.
El embajador argentino en Colombia, general (r) Martín Balza, afirmó que Moore fue un excelente profesional. "Para mí fue un digno adversario, en una guerra donde se respetó el derecho humanitario en todo lo que a mí me consta. Comandó unas excelentes fuerzas británicas desde el punto de vista profesional", dijo. Balza, que peleó en Malvinas como teniente coronel, recordó que en 1996, cuando viajó a Londres como jefe del Ejército, Moore fue a saludarlo y conversaron largamente. Asimismo, sostuvo que no lo conoció a Moore durante la lucha. "El dijo que me vio en el aeropuerto entre los prisioneros de guerra", remarcó. "Nosotros combatimos por un sentimiento incuestionablemente argentino; ellos, por lo que creían legítimo. Pero ni aun en combate uno puede odiar al enemigo", dijo. (AFP-NA- DyN)