Deportes Fútbol

San Martín ya cuenta con una pensión y espera terminar la cancha de inferiores

El “Natalio Mirkin” podrá albergar a una veintena de chicos.
12 Sep 2018

Los aires de renovación vienen soplando fuerte por la zona del complejo “Natalio Mirkin”, desde que la CD comenzó a gestar el sueño de que sus divisiones formativas den un paso adelante y participen de los torneos que organiza la AFA. Y como tal, llegaron los cambios estructurales, sobre todo.

En primer lugar se puso manos a la obra en el reacondicionamiento del campo de juego conocido como “La Olla”. Ese será el escenario exclusivo donde se jugarán los tres partidos que las divisiones del “Santo” deben encarar cada fin de semana.

“La cancha está quedando como una mesa de billar. Ya fue vallado todo el perímetro de juego y el personal del complejo se esmeró para que el terreno esté a la altura de las circunstancias. Si podemos concluir a tiempo los vestuarios que estamos construyendo en las adyacencias de la cancha vamos a empezar a jugar allí a partir del último fin de semana de septiembre”, comentó Martín Seri, manager del “Santo”, que en la actualidad utiliza la cancha de All Boys para encarar sus encuentros de menores de la AFA.

Otra tema que enorgullece a los directivos es la puesta en funcionamiento de la pensión que puede llegar a albergar entre 15 y 20 chicos. “Es algo que estábamos necesitando para satisfacer las necesidades de los pibes que viven en el interior de la provincia. Por ahora tenemos siete chicos viviendo allí. Esa cantidad se irá incrementando en la medida que vayamos concluyendo algunas obras complementarias que estamos haciendo”, explicó Seri, quien agregó que los pibes almuerzan y cenan en la confitería del complejo.

La pensión está dividida en varios sectores. En el ambiente más amplio se encuentra la habitación principal, en la que hay varias camas cucheta. En otro está la cocina, seguida por el baño y las duchas correspondientes. Además, hay un entrepiso en el que se armó una sala de estar, donde está el televisor. Ese es el punto de rélax de los chicos. Allí aprovechan para descansar y tomar mate. “La idea es que no sufran el desarraigo, que puedan sentirse como en sus casas”, dijo Seri.

La pensión tiene sus reglas. “Como responsable que somos de los chicos realizamos un monitoreo constante comprobando la permanencia de los pibes en el lugar”, manifestó Seri.