Opinión Cartas de lectores

Cartas de lectores

Por LA GACETA

12 Sep 2018

Villa Mariano Moreno sin agua

Quiero dar a conocer la grave situación por la que estamos atrevesando los vecinos de que vivimos en Villa Mariano Moreno. Sufrimos la falta constante de agua porque las cañerías están dañadas en el exterior de nuestros domicilios particulares. En nuestro caso particular llevamos una semana haciendo reclamos por un caño roto que hay en la calle. Debido a esta situación es que no llega agua a nuestra vivienda, ni siquiera de noche, por lo que tenemos que acarrear agua desde los vecinos. Por lógica, esto también hace que las tareas cotidianas como lavar, cocinar, lavar los platos, limpiar la casa, o simplemente tomar un té, se hagan imposible o muy complicadas de realizar, afectando las condiciones de salubridad de todo el grupo familiar. Todos los días hacemos el reclamo correspondiente pidiendo una solución a la SAT (Sociedad Aguas del Tucumán), pero hasta reniegan porque tienen que atendernos. Lo más gracioso de esta situación es que somos vecinos de la propia empresa sanitaria, ya que ellos están a menos de 100 metros, y aun así sufrimos la falta de interés y muchos menos la predisposición a reparar la pérdida de agua que sufrimos.

Brenda Rus

brenrus09@gmail.com

Noble y augusta tercera edad

Fuertes, desde nuestra vulnerabilidad, sabios por lo que fuimos capaces de vivir, comprensivos, más allá de los que no han vivido. Esta etapa podrían imaginar, lentos al andar, ágiles y eficaces a la hora de evaluar con sano criterio, con coherencia, educación y lucidez, ponderable capacidad de análisis y de intuición. Llegamos hasta aquí, no por que sólo vimos pasar las horas, sino porque supimos marchar con ellas. Sabemos que tenemos poco tiempo para maniobrar, el espacio de tiempo es breve y al llegar a nuestra orilla, nos confundiremos con las arenas de la playa, viviremos hasta que se olviden de nosotros o dejen de repetir nuestros nombres. Prevaleceremos en nuestros hijos y en los hijos de sus hijos, hasta la postrer generación; consecuentemente, seremos cuasi eternos. Mientras pasa el tiempo, disfrutemos de él. No es fácil vivir bien, tampoco es imposible. Alguien, por estos días, me sugirió que comenzara a aprender a escribir, también me insinuó que no camine tan lento, que opine poco. A este anquilosado cerebral, no le dije nada, seguro tendrá tiempo para aprender. La cultura y la educación se hacen presente cuando más las necesitamos y nunca, nunca nada la desborda ni supera. La vida me enseñó que sin saber respetar, no somos nada, nadie, siempre a las sombras de lo que creemos ser sin siquiera advertir lo que en realidad somos: un poco de nada, con mucho de amor, que supera a la muerte. Como diría Neruda: “cómo no haber amado sus grandes ojos fijos... porque en noches como éstas la tuve entre mis brazos y mi alma no se contenta con haberla perdido”, y termina diciendo: “aunque éste sea el último dolor que ella me cause o éstos sean los últimos versos que le escribo”. Como dijimos ayer y podemos repetirlo hoy, ¡que hermosa es la vida!; aunque algunos cometan la inaceptable locura de faltarnos el respeto; perdón para ésos inhumanos mediocres, perdón para el Gobierno nacional que se olvidó de nosotros, perdón para los que no han aprendido a pedir perdón.

Héctor Leonardo Bravo

hectorbravo1940@hotmail.com

¡Hagan patria!

Ya dejen de programar huelgas en el país, únanse los sindicatos para decir que harán trabajar a sus afiliados. Todos para salvar la Patria, para poder pagar a los maestros lo que vale la educación, para que los policías buenos defensores de la ley sean bien pagados, para que los legisladores que no presenten trabajos sobre lo que falta en cada jurisdicción donde los votaron, no cobren nada de sus sueldos. Y así aplicar la ley en quienes delinquen sin perder tiempo. Vamos todos a construir el país que queremos todos. Sin tantos pobres y con el futuro abierto para tener un gran futuro. Basta de leyes nuevas, no modifiquen el sistema impositivo, sólo aplíquenlo como debe ser. No dejen que los empleados públicos que no cumplan con su trabajo puedan seguir sin castigos. Premios a los buenos. Sin estas diferenciaciones entre cumplir o no, nada cambiará; dejen de poner retenciones a muestras mayores virtudes: el campo y la ganadería. No gasten en obras inútiles, háganlas para que puedan perdurar en el tiempo: carreteras, ferrocarriles, escuelas, edificios públicos útiles, y un largo etcétera. Las retenciones a la exportación desbaratan cualquier economía; está a la vista de todos. Vean lo que pasó con el trigo, la leche, la carne y otros productos del campo. ¡Basta ya!

Carmelo Felice

carfico@live.com

Jubilados

En la edición de LA GACETA del día 7 de septiembre, un conocido senador nacional por Tucumán declaraba mientras hace política: “Yo no creo que el pueblo aguante; el pueblo ya no da para más, ni al que gana unos $ 15.000, o unos $ 20.000 mensuales tampoco les alcanza (para vivir dignamente)”. Y lo dijo sin siquiera sonrojarse o ponerse totalmente rojo de vergüenza, porque en los 12 años que fue gobernador de Tucumán, a los jubilados y pensionados transferidos a la Nación nos maltrató sumiéndonos en el peor período de pobreza, pagándonos sueldos dce hambre. Se negó a concedernos una simple audiencia en esos 12 años que duró su gobierno en la provincia, porque de puro malo nos sometía a esa pobreza que ahora pretende utilizar políticamente, negando reconocer y pagar el 82% móvil de nuestros sueldos, que en la mayoría de los casos era el 50% de menos. Irrita leer que haga esas declaraciones, porque en los números estamos incluidos muchísimos jubilados y pensiones de Tucumán, a quienes él no quiso escucharnos.

Julio E. Arias
Pasaje García 863

San Miguel de Tucumán

El PAMI no soluciona

Soy hija de una afiliada del PAMI que tiene 82 años; le diagnosticaron, hace un año, problemas cardíacos, por lo que necesita que le coloquen una válvula en sus arterias, porque sólo le trabaja el 30% de ellas. Por lógica, es una persona que no puede trasladarse sola. La colocación de esa válvula era con carácter de urgente, según su médico, y le informaron que cuando llegue la válvula se la colocarían. Muchas veces, la secretaria del médico nos informaba que ya llegaba en esa semana, y así se repitió varias veces el mismo mensaje -y sin noticias ni hechos positivos-, después de haberse realizado mi madre otros costosos estudios médicos el año pasado. Hace aproximadamente dos meses atrás, el médico le pidió otro oneroso estudio que no lo cubre el PAMI, la obra social de mi madre, y hasta el día de hoy no le colocaron esa válvula. Y hace tres semanas, nos informaron desde el PAMI que no abonaron la válvula al proveedor. La beneficiaria es María Torres, N° 1015619116406. Escribo estas líneas para ver si el PAMI reacciona y nos otorga una pronta solución. Ya se nos agotaron los reclamos verbales en las oficinas del PAMI, además de que toda esta situación nos está causando un gran daño, no sólo a mi mamá, si no a toda la familia.

María del Carmen Portillo

B°. Padilla, Diagonal 8, N° 1.035
San Miguel de Tucumán

Sarmiento según Alberdi

Juan Bautista Alberdi es el primer impugnador de la tesis “civilización o barbarie”, con la que el “padre del aula, Domingo Faustino Sarmiento inmortal” cimentara el abismo socio-cultural argentino. Dice: “Tenga cuidado el señor Sarmiento, en vista de los ejemplos que acaban de probar ante el mundo aterrorizado, que se puede ser bárbaro sin dejar de ser instruido; y que hay una barbarie letrada mil veces más desastrosa para la civilización verdadera, que la de todos los salvajes de América” (“Obras completas”, t. VII). Agregará con dolorosa ironía: “Lo que es nuevo y magnífico es matar, empobrecer y desolar países florecientes como Entre Ríos y el Paraguay en nombre de la civilización y el progreso” (…) “En nombre de la libertad, nuestros liberales Bartolomé Mitre, Sarmiento y compañía han establecido un ‘despotismo turco’ en la historia, en la política, en la leyenda, en la biografía de los argentinos”. (…) “Manuel Belgrano no es el que Dios hizo, el verdadero es el hecho y compuesto por Mitre. El José de San Martín de Sarmiento es el auténtico, el verdadero, no el que resulta de sus propios hechos. (Esto) es de ley aceptar, creer, so pena de excomunión por el crimen de barbarie o caudillaje”. Denuncia que: “Con todos los recursos de San Juan y la Nación, Sarmiento no pudo vencer al héroe popular de La Rioja -El “Chacho” (Peñaloza)- cuyo poder residía únicamente en la adhesión libre y absoluta de su pueblo; y, por temor, lo hizo asesinar. Se jactaba de esa hazaña e hizo ascender al asesino”. Alberdi afirma que el sanjuanino “Detesta la sangre cuando no es él quien la derrama; aborrece los golpes de Estado cuando él no los da. No se mata las ideas, dice, cuando son las suyas, pero es un asesino para las de los otros. Quiere la instrucción del pueblo a condición de que se instruya en sus libros y lo admire” (Escritos Póstumos, t. X). De remate, José Hernández, sosteniendo los valores hispano-criollos del federalismo, cuestiona el programa sarmientino de importar métodos y maestros norteamericanos (estadounidenses) para “civilizar” el país (en “De mal en peor”). Mientras Alberdi se marchitaba en Europa y Hernández y su “Martín Fierro” eran silenciados por la intelectualidad extranjerizante, este Sarmiento era Presidente de la Nación. Así nos va.

Arturo Arroyo

amarroyo@hotmail.com.ar