Me Gusta

Qué es y qué hay que hacer ante un caso de embarazo psicológico de tu perra

Se calcula que seis de cada 10 hembras pueden sufrir una pseudogestación. Cambios de comportamiento y cuidados que se deben tener en cuenta si la mascota transita esos síntomas.

Por Lucía Lozano

11 Sep 2018

 A LA CUCHA | EL RINCÓN DE LAS MASCOTAS

“Mi perra está rara. Se mete en el placard todo el día, cuida los juguetes como si fueran sus hijos y se pone violenta si nos acercamos”, le dice al veterinario la dueña de una mascota. “Lo que tiene es embarazo psicológico”. La respuesta del profesional no la dejó más tranquila. “¿Qué es eso?”, preguntó asombrada.

Se llama pseudopreñez y no es un trastorno psicológico; es un desorden hormonal, aclara la médica veterinaria Diana Abascal, especialista en comportamiento animal.

Este fenómeno fisiológico que pueden sufrir algunas hembras no esterilizadas, aproximadamente a los dos meses del celo, consiste en la aparición de las mismas manifestaciones, tanto morfológicas como de comportamiento, que podría presentar una hembra embarazada, describe la veterinaria Rosandra Molina. Se calcula que seis de cada 10 hembras pueden padecerlo al menos una vez.

“Cuando la perra ovula, las hormonas preparan el útero para recibir el embrión. Si no hay fecundación y si todo va bien las hormonas disminuyen y todo vuelve a la normalidad. Pero a veces esto no pasa y la prolactina, los esteroides y la insulina hacen que el útero siga creciendo y las mamas también”, describe.

“Las mamas se hinchan e incluso pueden segregar leche. El comportamiento y la personalidad del animal se ven alterados, incluso puede adoptar otro animal o un juguete y tratarlo como si fuera un cachorro. Los síntomas varían en intensidad, depende de cada animal, y no tienen por qué manifestarse todos”, añade Georgina Guadalupe Machado, veterinaria especialista en homeopatía.

Si esta pseudogestación se da una sola vez en la vida de la perra no hay mucho de qué preocuparse. Pero si se repite, hay que ver bien qué pasa, advierte Machado. Se trata de una alteración que puede acabar causando serios daños físicos al animal: quistes, tumores y mastitis.

¿Cuál es la solución? ¿Qué hacer si nuestra mascota tiene estos síntomas? El primer paso es visitar a un profesional que la revise, que le indique estudios para verificar que no tenga quistes de ovario. Luego, el veterinario decidirá si la mejor opción es castrar la mascota, ya que así se evitará la formación de quistes, resalta Machado.

Existe la creencia, muy extendida, de que un pseudoembarazo se soluciona con una preñez. Sin embargo, Molina asegura que esto no previene de posibles próximas pseudociesis (término médico para definir los embarazos psicológicos).

La especialista comenta que en algunos casos esta alteración fisiológica se puede tratar con hormonas. Y da consejos a los dueños sobre cómo actuar si su perra actúa como si estuviera preñada: hay que proponerles actividad física para que se distraigan y no incentivarles la conducta materna con un muñeco o peluche.

Explicación

¿Tiene alguna explicación el embarazo psicológico? Machado cuenta de dónde viene este trastorno hormonal. Se trata de un fenómeno natural de supervivencia de la especie animal.

Era muy frecuente cuando los perros se manejaban en jauría. Las hembras más fuertes tenían crías y las otras perras que no habían quedado preñadas desarrollaban esta pseudopreñez para generar leche y poder ayudar a alimentar a los cachorros y así asegurar su supervivencia.

> Señales del trastorno
- Nerviosismo. Parecen no encontrar tranquilidad en ningún sitio. Se muestran susceptibles, agresivas y temerosas.
- No tienen hambre y rechazan la comida.
- Preparación del lugar del supuesto nacimiento: cavan pozos, juntan papeles, se esconden.
- Instinto maternal: llevan hasta su cucha  juguetes u objetos, los tratan como a sus propios cachorros y se muestran agresivas ante cualquier persona que se acerque.

> 0perativos móviles
Esta semana atenderán en Ranchillos y en capital

Los operativos móviles para vacunar y castrar a las mascotas estarán esta semana en Ranchillos (en el predio de la cancha de básquet, San Martín al 400) y en el barrio Victoria de esta capital (pasaje O Higgins 1.409).
Todos los que quieras castrar sus mascotas deberán ir a las 8 de la mañana, con sus animales en ayuno de 12 horas. Se debe llevar una manta para abrigarlos después de la cirugía y en caso de los gatos, una jaula, bolsa o mochila. Para desparasitar, vacunar contra la rabia y registrar hay que ir de 8 a 13.

> En estados unidos
Otorgan días de licencia para quienes adopten una mascota

Al igual que un bebé, la llegada de un perro o un gato puede ser un momento estresante y de cambios de hábitos para una persona. Así lo entienden los propietarios de algunas empresas de EE.UU. que decidieron dar días de licencia a quienes adoptaran una mascota. Los beneficiarios pueden trabajar desde su casa durante una semana. La movida se llama “paw-ternity leave”: un juego de palabras con “paw” (pata o garra), y “maternity leave” (licencia por maternidad). Los primeros en hacerlo formal fueron los de la empresa de marketing Nina Hale, radicada en Minneapolis. Luego de aceptar el pedido de varios empleados de ausentarte de la oficina para cuidar a su nuevo bebé peludo, decidieron que podía ser un beneficio oficial y ofrecido desde el momento de la contratación.
La “pawternity” nació en el Reino Unido porque, de acuerdo con Public Radio International (PRI), más del 60% de la población tiene una mascota en su casa. El tiempo que se les da a los empleados es pago y no se les descuenta de su salario. Los beneficios varían. Hay empresas que ofrecen a los empleados aproximadamente 10 horas de vacaciones pagadas cuando compran o adoptan una nueva mascota. Una vez que los animales domésticos se han acoplado bien en la casa, también se les permite traerlos a la oficina.